Skip to Content
Noticias CNN

Atacar sitios culturales iraníes, como amenazó Trump, podría ser un crimen de guerra

(CNN) — Después de que un grupo afiliado a al Qaeda destruyera antiguos monumentos religiosos en Tombuctú, Malí, en 2012, la Corte Penal Internacional (CPI) asumió un caso único: enjuiciar la destrucción cultural.

Aunque generalmente se enfoca en violaciones de derechos humanos, la CPI acusó al líder del grupo yihadista, Ahmad al-Faqi al-Mahdi, de un crimen de guerra por destruir artefactos culturales en Tombuctú.

El caso fue el primer cargo penal de este tipo. “Abre nuevos caminos para la protección del patrimonio y los valores culturales compartidos por la humanidad”, dijo en ese momento la secretaria general de la UNESCO, Irina Bokova. Al-Mahdi finalmente se declaró culpable y fue sentenciado a nueve años de prisión.

Ese caso ha renovado su relevancia en medio del enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán días después de que Estados Unidos lanzó un ataque con aviones no tripulados en Bagdad, Iraq, el viernes, en el que mató al comandante militar iraní Qasem Soleimani.

LEE: ¿Quién era Qasem Soleimani, el comandante iraní muerto en un ataque de EE.UU. con un dron?

En un tuit el sábado por la noche, Trump dijo que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activo estadounidense, Estados Unidos tiene como blanco 52 sitios iraníes, una referencia al número de estadounidenses tomados como rehenes en la revolución de 1979, “algunos a un nivel muy alto e importantes para Irán y la cultura iraní “, escribió.

“Nos atacaron y devolvemos el golpe. Si atacan de nuevo, lo que les aconsejaría encarecidamente que no hicieran, ¡los golpearemos con más fuerza de lo que nunca antes los habían golpeado!”, escribió Trump.

El domingo reiteró esa amenaza en una conversación con reporteros a bordo del Air Force One.

“Se les permite matar a nuestra gente, se les permite torturar y mutilar a nuestra gente, se les permite usar bombas en la carretera y hacer estallar a nuestra gente, ¿y no se nos permite tocar sus sitios culturales? No funciona de esa manera “, dijo Trump, según un informe del grupo.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, durante una entrevista con Jake Tapper de CNN en el programa “State of the Union”, evitó responder directamente si Estados Unidos atacaría realmente sitios culturales y defendió la amenaza tuiteada de Trump.

“Seremos valientes en la protección de los intereses estadounidenses y lo haremos de una manera que sea coherente con el estado de derecho. Siempre lo hemos hecho, Jake, y el tuit del presidente Trump no se desvía de eso ni un ápice”, dijo.

“¿Entonces los centros culturales son objetivos teóricamente justos, en su opinión?”, Tapper preguntó.

“Vamos a hacer lo correcto y lo que sea consistente con la ley estadounidense”, dijo Pompeo.

MIRA: Trump acusó a Obama en 2011 de buscar una guerra con Irán para ser reelegido presidente

Destruir sitios culturales como crimen de guerra

Manifestantes protestan contra EE.UU. e Israel y sostienen pancartas con la imagen de Soleimani.

Sin embargo, un ataque a un sitio cultural violaría varios tratados internacionales y probablemente se consideraría un crimen de guerra.

En 2017, por ejemplo, una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas “condena la destrucción ilegal del patrimonio cultural, incluida la destrucción de sitios y artefactos religiosos”. Esa resolución se produjo como respuesta a la destrucción por parte de ISIS de varios sitios históricos y culturales importantes en Siria e Iraq en 2014 y 2015.

La ONU dejó claro que las acciones dirigidas a lugares culturales constituían un crimen de guerra.

LEE: ISIS amenaza el invaluable patrimonio cultural de Iraq (2014)

“La destrucción deliberada de nuestro patrimonio cultural común constituye un crimen de guerra y representa un ataque contra la humanidad en general”, dijo el portavoz del entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en 2015.

Nicholas Burns, ex subsecretario de Estado para asuntos políticos y embajador ante la OTAN, señaló que la administración Trump apoyó la resolución de la ONU de 2017 que condena la destrucción de sitios culturales.

“Su amenaza es inmoral y antiestadounidense”, escribió Burns en Twitter.

Hossein Dehghan, el principal asesor militar del líder supremo de Irán, el ayatola Khamenei, dijo que los tuits de Trump son “ridículos y absurdos”. Le dijo a CNN que la respuesta de Irán “será militar y contra sitios militares”.

Si Estados Unidos lleva a cabo la amenaza de Trump de atacar cualquiera de los sitios culturales de Irán, entonces “seguramente ningún personal militar estadounidense, ningún centro político estadounidense, ninguna base militar estadounidense, ningún buque estadounidense estará a salvo”, dijo Dehghan. “Si él dice 52, nosotros decimos 300, y son accesibles para nosotros”.

En un tuit, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, dijo que un ataque a un sitio cultural es un crimen de guerra.

“Habiendo cometido graves infracciones de la ley (internacional) en los asesinatos cobardes del viernes, (Trump) amenaza con cometer nuevas infracciones de JUS COGENS”, dijo, refiriéndose a la frase para las normas del derecho internacional. “Apuntar a sitios culturales es un CRIMEN DE GUERRA”.

“Aquellos que se hacen pasar por diplomáticos y aquellos que descaradamente se sentaron a identificar objetivos culturales y civiles iraníes ni siquiera deberían molestarse en abrir un diccionario de leyes”, continuó. “Jus cogens se refiere a normas imperativas de derecho internacional, es decir, líneas rojas internacionales. Es decir, un gran ‘no’”.

Funcionarios estadounidenses dicen que hay oposición generalizada a atacar sitios culturales

Dos altos funcionarios estadounidenses describieron el domingo a Jim Sciutto de CNN la oposición generalizada dentro de la administración Trump a atacar sitios culturales en Irán.

“Nada reúne a las personas como la destrucción deliberada de sitios culturales queridos. Ya sea la destrucción de monumentos religiosos por parte del ISIS o la quema de la Biblioteca de Lovaina en la Primera Guerra Mundial, la historia muestra que atacar lugares que dan significado a la civilización no solo es inmoral sino contraproducente”, le dijo a CNN uno de los funcionarios.

Otro funcionario que anteriormente trabajó en las administraciones de Trump y Obama le dijo a CNN: “Como cuestión de principio, nosotros como nación y como militares no atacamos los sitios culturales de ningún adversario”.

Además, varias fuentes le dijeron a CNN que no hay indicios, aparte, tal vez, del tuit de Trump, de que Estados Unidos atacaría sitios culturales en Irán.

Colin Kahl, ex asistente adjunto del presidente Barack Obama y asesor de seguridad nacional del vicepresidente Joe Biden, expresó su escepticismo de que en realidad hay sitios culturales en la lista de posibles blancos de represalia.

“Por lo que vale, me resulta difícil creer que el Pentágono ofrezca opciones de orientación de Trump que incluyan sitios culturales iraníes”, escribió en Twitter. “Puede que a Trump no le importen las leyes de la guerra, pero a los planificadores y abogados (del Departamento de Defensa) sí … y atacar sitios culturales es (un) crimen de guerra”.

Irán tiene 22 sitios culturales del Patrimonio Mundial de la UNESCO, incluidas las antiguas ruinas de Persépolis, la histórica mezquita Masjed-e Jameh en Esfahan y el lujoso Palacio Golestan en Teherán.

Jim Sciutto, Fred Pleitgen, Tim Lister y Schams Elwazer, Kevin Liptak y Paul LeBlanc de CNN contribuyeron a este informe.

cnn