Skip to Content
Noticias CNN

ANÁLISIS: De cualquier manera, Meghan tiene la culpa, y es por su raza

(CNN) — Desde el momento en que el príncipe Enrique y Meghan Markle dieron a conocer su relación al público en 2016, el mensaje que muchos británicos le enviaron fue claro:

No eres una de nosotros y no eres bienvenida.

Meghan, una actriz estadounidense divorciada y birracial, estaba lejos de lo que muchos imaginaban como un encuentro de cuento de hadas para un miembro querido de la familia real británica. Si bien muchos en el Reino Unido la recibieron bien, los medios de comunicación sensacionalistas británicos y una gran parte del universo Twitter, no fueron amables.

Se puso tan mal que el Palacio de Kensington emitió una declaración regañando a la prensa sobre su trato hacia ella.

Ahora el duque y la duquesa de Sussex, como se conoce formalmente a Enrique y Meghan, vuelven a ser objeto de todo tipo de comentarios. El anuncio de la pareja de que se están distanciando de la familia real ha sido recibido con sorpresa y enojo por muchos en Inglaterra y más allá.

MIRA: Meghan regresa a Canadá después del anuncio que ha sacudido la monarquía

De repente, el mensaje para Meghan ha cambiado de “¿Por qué estás aquí?” a “¿A dónde crees que vas?”

Y nuevamente, algunos observadores piensan que el racismo es en parte culpable.

“Nunca iba a terminar bien”, dijo Kehinde Andrews, profesor asociado de sociología en la Universidad de la ciudad de Birmingham, quien lanzó el primer título de estudios negros en Europa.

“La familia real británica es uno de los principales símbolos de blancura en el mundo. Nunca iba a ser completamente aceptada”.

La ‘audacia’ de Markle amenaza a algunas personas

Si bien Meghan se identifica como birracial, está siendo tratada como una mujer negra. Toda mujer negra, incluyéndome a mí, sabe lo que eso significa. En lo que respecta al mundo, todo tu ser se filtra a través del color de tu piel.

Todos hemos escuchado los comentarios. “Eres bonita para ser una chica negra”. “Hablas muy bien”.

Y si te atreves a llegar más allá de una línea imaginaria de demarcación, eres visto como “optimista”.

La reacción ante el deseo de Meghan de tratar de forjar una nueva vida con su esposo “refuerza el estereotipo de que las mujeres negras son destructivas, divisivas e insatisfechas”, dice Nsenga Burton, profesora de la Universidad Emory en Atlanta que se especializa en la intersección de raza, clase, género y medios de comunicación.

LEE: El príncipe Enrique desafió a la reina al anunciar que él y Meghan darían un paso al costado de sus deberes reales

Burton le dijo a CNN que es fácil ver por qué las mujeres negras han apoyado a Meghan, porque se ven reflejadas en la forma cómo la están tratando.

“Las personas son geniales con las mujeres negras siempre que nos llevemos bien”, dijo. “Tan pronto como empezamos a defendernos y decir: ‘Esto no está funcionando para mí’, nos convertimos en el problema”.

Natasha Eubanks, fundadora y editora de TheYBF.com, un sitio de celebridades negras que ha cubierto a la pareja real, está de acuerdo.

“Tener la audacia, porque eso es lo que es, de exhibir autosoberanía siempre ha sido un privilegio reservado para los hombres, especialmente los hombres blancos”, dijo a CNN. “Sin embargo, aquí está Meghan exhibiendo esta ‘audacia’ y está siendo… impulsada por un hombre blanco que resulta ser su esposo”.

Eubanks argumenta que el príncipe Enrique presentando un frente unido con su cónyuge “provoca a la gente” porque coloca a “un príncipe blanco de sangre real y una plebeya negra estadounidense” en pie de igualdad.

“Esa imagen no le cae bien a todos debido a cómo han sido condicionados para ver a las mujeres y las personas de color, ya sea que se den cuenta o no”.

Los críticos la culpan por la decisión de la pareja

Como mujer negra, ha sido irritante ver cómo se ha tratado a Meghan.

No solo porque el racismo duele, sino también porque da la sensación de que ni siquiera se nos permite disfrutar del cuento de hadas.

El príncipe en esta historia no mató dragones, sino que tuvo que enfrentarse a los tabloides británicos y a una sociedad donde la clase supuestamente triunfa sobre la raza, incluso cuando el racismo sigue siendo un problema.

Andrews dice que la cobertura de la prensa británica sobre Meghan ha sido “horrible”, y no le sorprende que se la culpe por lo que muchos consideran una ruptura en la familia real.

De los memes que dicen: “El príncipe Enrique se casó con una mujer negra y ella lo hizo mudarse de la casa de su madre”, al periodista Piers Morgan tuiteando que Meghan “abandonó a su familia, abandonó a su papá, abandonó a la mayoría de sus viejos amigos, separó a Enrique de Guillermo y ahora lo separó de la familia real”, se ha formado una narrativa de que la duquesa fue la fuerza impulsora en la decisión.

Eso es injusto, dice Andrews, quien cree que la gente se está olvidando de que el príncipe Enrique ha sido abierto sobre su deseo de no ser un miembro sénior de la realeza.

“Siempre quiso hacer lo suyo”, dijo Andrews a CNN. “Incluso en su insistencia en casarse con una mujer negra, sabía lo que estaba haciendo. Esto le ha dado una buena salida”.

Algunos observadores creen que el príncipe Enrique es extraprotector con Meghan debido a cómo los medios trataron a su madre, la fallecida princesa Diana, hacia el final de su vida.

MÁS: Retiran las figuras de cera de Meghan y Enrique de la exhibición de la familia real en Madame Tussauds

“Aparentemente nunca se recuperó de la angustia por la que la vio pasar a manos de la prensa británica y los críticos”, dijo Eubanks. “Parece haberse comprometido a nunca dejar que eso le suceda a su esposa e hijos”.

En octubre del año pasado, Enrique se quejó públicamente sobre el tratamiento de los tabloides británicos hacia Meghan, quien dio a luz en mayo al hijo de la pareja, Archie.

“Desafortunadamente, mi esposa se ha convertido en una de las últimas víctimas de una prensa sensacionalista británica que realiza campañas contra personas sin pensar en las consecuencias, una campaña despiadada que se ha intensificado durante el año pasado, durante todo el embarazo y mientras criaba a nuestro hijo recién nacido”, dijo.

Cuando Enrique y Meghan anunciaron su compromiso, muchos en el Reino Unido anunciaron la noticia (una mujer birracial que se unió a la familia real), como un paso bienvenido hacia la armonía racial.

Pero Andrews dijo que no estaba entre ellos.

Al igual que Barack Obama, dijo, la duquesa es “alguien que parece progreso pero realmente no lo es”.

Como duquesa no ha hecho de la raza un problema. Otros sí

La boda real de la pareja en 2018 contó con un ministro negro y música de un violonchelista negro y un coro de gospel. Pero aparte de algunos toques simbólicos, Meghan, la duquesa, no ha dado muchas razones para estar vinculada con problemas raciales.

“Ni siquiera ha hablado abiertamente sobre la raza”, dijo Andrews. “Ella es una prueba de que no tienes que hacer ni decir nada para ser atacado”.

Para Meghan, esto debe ser aún más desalentador dado que, según ella, durante años muchas personas no tenían idea de que era una mujer de color.

En un video de 2012 para la organización benéfica Erase The Hate, la entonces actriz dijo que “gran parte de mi vida me he sentido como mosca en la pared” porque la gente no sabía que ella era birracial.

“Estoy realmente orgullosa de mi herencia en ambos lados. Estoy realmente orgullosa de dónde vengo y hacia dónde voy”, dijo. “Pero sí, para cuando tenga hijos, espero que la gente tenga una mentalidad aún más abierta sobre cómo están cambiando las cosas y que tener un mundo mixto es de lo que se trata. Ciertamente lo hace mucho más hermoso y mucho más interesante”.

Tristemente, para algunas personas, ese todavía no es el caso.

cnn

Comments

Leave a Reply