Skip to Content

OPINIÓN | La influencia de Donald Trump se desvanece

Alejandra Ramos Barreda

Nota del editor: Michael D’Antonio es el autor del libro “Never Enough: Donald Trump and the Pursuit of Success” y coautor, junto a Peter Eisner, del libro “High Crimes: The Corruption, Impunity, and Impeachment of Donald Trump”. Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen únicamente a su autor. Ver más opiniones aquí.

(CNN) — Serías perdonado por pensar que el primer aniversario del ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos sería un día reservado para la reflexión solemne. Sin embargo, el expresidente Donald Trump parece pensar que debería ser un día en el que todos le prestemos atención.

Trump planea marcarlo con una de sus indulgencias favoritas: una conferencia de prensa en la que probablemente repetirá mentiras sobre la elección que perdió y atacará a sus compañeros republicanos que no estén de acuerdo con él.

ANÁLISIS | Trump impulsa una verdad y esconde otra

“Tendré una conferencia de prensa el 6 de enero en Mar-a-Lago para discutir todos estos puntos, y más”, dijo el expresidente en un comunicado tan atascado con afirmaciones extravagantes y extravagancias que se lee como si él lo dictó en un solo suspiro.

Celebrar la conferencia de prensa es una elección espantosa que deshonra a quienes murieron en la batalla entre la policía y los leales a Trump que querían impedir que el Congreso certificara la victoria electoral del presidente Joe Biden. Pero Trump tiene dos objetivos aparentes: quiere perpetuar afirmaciones falsas de fraude electoral y reescribir la historia con la mentira de que el ataque fue simplemente una “protesta desarmada” en respuesta a la “elección amañada”, como dice su comunicado de prensa. Al hacer estas afirmaciones falsas, también quiere reforzar su control sobre el Partido Republicano al criticar a aquellos que se niegan a aceptar su versión alternativa de la realidad.

En ambos aspectos, el truco de Trump sugiere que un hombre opera no desde un lugar de confianza y fuerza, sino de la ansiedad y confusión. Cualquiera que siga a la Comisión Selecta de la Cámara sobre el 6 de enero entendería por qué. Las noticias de la comisión indican que están enfocadas en Trump y su círculo íntimo, con la posibilidad de que puedan hacer remisiones criminales al Departamento de Justicia, dijeron fuentes a CNN. Mientras tanto, figuras clave como el organizador de la manifestación Ali Alexander cooperan con la comisión.

ANÁLISIS | El rechazo de Trump a entregar documentos sobre la insurrección del 6 de enero se acerca a la Corte Suprema

Está claro que el expresidente quiere reforzar su posición dentro del partido, pero teniendo en cuenta sus esfuerzos por mantenerse relevante en el último año, es seguro decir que su poder es limitado.

Claro, Trump ha jugado un papel enorme en la configuración del Partido Republicano; sus mentiras sobre el fraude electoral se han afianzado dentro del partido, los estados controlados por los republicanos han aprobado una serie de leyes que restringen a los votantes y ha marcado el comienzo de una era de creciente extremismo. Pero ahora que ya no ocupa el cargo más alto del país, el propio Trump está lejos de ser el hacedor de reyes que quiere ser.

Mirando hacia atrás en el año, los intentos de Trump de ejercer su poder sobre el Partido Republicano han sido irregulares. Todos los intentos a nivel estatal de revocar los resultados de las elecciones de 2020 han fracasado, y cuando el expresidente presionó al gobernador de Texas para que avanzara en la legislación de auditoría electoral, no llegó a ninguna parte.

Mientras tanto, su candidato elegido para el escaño en el Senado de Estados Unidos en Pensilvania suspendió su campaña en medio de acusaciones de abuso doméstico. Y en Alabama, su apoyo al candidato al Senado Mo Brooks parece tener poco efecto (recordarás que la debilidad de Trump se mostró en Alabama en 2017 cuando sus elecciones para el Senado de EE.UU. perdieron tanto en las elecciones primarias como en las generales).

Abuchean a Trump por decir que se puso una dosis de refuerzo de la vacuna 0:53

Otros reveses de Trump incluyen el fracaso de su candidato en una elección especial para el Congreso en Texas. Y aquellos que están librando batallas primarias contra los republicanos en ejercicio que votaron para acusar a Trump después de la insurrección del 6 de enero luchan con la recaudación de fondos. En el ejemplo más evidente, la representante Liz Cheney de Wyoming, miembro de la comisión del 6 de enero—una republicana que puede encabezar la lista de enemigos de Trump— tiene 10 veces más efectivo de campaña que su rival respaldado por Trump, según las presentaciones más recientes de la Comisión Federal Electoral de octubre.

En Washington, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, el republicano más poderoso en el cargo, parece estar distanciándose de Trump. Recientemente expresó interés en el esfuerzo de la comisión del 6 de enero para “revelar a todos los participantes que estuvieron involucrados” y agregó: “Fue un evento horrendo, y creo que lo que están buscando es algo que el público necesita saber”

Agitador del Capitolio de EE.UU. recibe 5 años de cárcel por arrojar un extintor a la policía

Trump y sus aliados televisivos han bombardeado a McConnell con críticas durante meses. Y a pesar de que el expresidente declaró recientemente a McConnell como “un desastre” que debería ser reemplazado, los senadores republicanos parecen no tener ganas de hacerlo, según Politico.

Para comprender el estado del trumpismo casi un año después del 6 de enero, también podemos mirar sus recientes conferencias. Trump se asoció con el expresentador de Fox News, Bill O’Reilly, para lanzar una “gira histórica”, pero no lograron vender suficientes boletos para llenar algunos de los lugares. En Dallas, algunos miembros de la audiencia abuchearon a Trump cuando dijo que había recibido la vacuna de refuerzo contra el covid-19. O’Reilly dijo que había tranquilizado a Trump sobre su posición sobre las vacunas más temprano ese día.

Tras la débil actuación en las contiendas políticas, la resistencia de McConnell, la incansable investigación de la comisión del 6 de enero y el impacto de escuchar abucheos en una arena que no se agotó, no es de extrañar que Trump esté planeando una conferencia de prensa para conmemorar el aniversario del horrible ataque al Capitolio de Estados Unidos. Puede que se encuentre en la cálida Palm Beach, Florida, donde el sol brilla en su resort de Mar-A-Lago, pero necesita desesperadamente la calidez traída por la atención de los medios y las controversias que inevitablemente suscitará.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content