Skip to Content

ANÁLISIS | La división de Estados Unidos sobre las armas tiene en peligro a los niños de escuelas

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — No es que Estados Unidos no pueda detener su sangrienta secuencia de asesinatos en masa. Es que le falta la cohesión nacional y la voluntad común para hacerlo.

La masacre de la escuela primaria en Texas subrayó que el país más poderoso del mundo ni siquiera puede garantizar que sus ciudadanos más vulnerables, los niños pequeños, estén a salvo de una muerte violenta en sus pupitres. Sería difícil encontrar un fracaso de gobierno más impresionante.

Un profundo distanciamiento político y cultural sobre las armas, causado principalmente por el bloqueo de la derecha de los esfuerzos de los demócratas y los republicanos moderados para aprobar incluso medidas de seguridad modestas, está hirviendo nuevamente por el tiroteo en Texas.

Los asesinatos en masa son un ruido de fondo repugnantemente familiar para la vida cotidiana en Estados Unidos, pero el último baño de sangre en una escuela, en el que murieron 19 niños y dos maestras, fue un golpe especialmente devastador. El tiroteo reavivó la sensación de pavor que sienten millones de padres estadounidenses cuando se despiden de sus hijos en la escuela. Y marcará aún más a una generación de estudiantes atormentados por el miedo perpetuo a un tiroteo en la escuela, una visión aterradora para las mentes jóvenes que solo fue aliviada por el aprendizaje virtual de la pandemia de covid-19, que traumatizó a muchos de ellos de otras maneras.

La carnicería en Uvalde, Texas, fue tan horrible que incluso el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, cuya nación ha sufrido atrocidades espantosas y crímenes de guerra desde la invasión de Rusia, se sintió obligado a expresar su conmoción y condolencias.

En un momento de angustia nacional, la política fracturada de Estados Unidos, como era de esperar, se está quedando corta y no logra superar las maldiciones de la ambición política personal y el estancamiento.

ANÁLISIS | Las leyes sobre el control de armas están estancadas en el Congreso de Estados Unidos y eso no cambiará en el corto plazo

Tras los tiroteos masivos en el país se desarrollan rituales familiares y fútiles, se envían “pensamientos y oraciones” por las víctimas; entre tanto los demócratas piden más medidas de seguridad para las armas y los republicanos niegan que tales asesinatos sean inevitables en una sociedad inundada por armas de fuego mortales.

Pero el derramamiento de sangre, perpetrado por un joven de 18 años que compró legalmente rifles semiautomáticos en un estado que consideraba que ese mismo joven armado era demasiado inmaduro para comprar una cerveza, está exponiendo la parálisis política sobre el fin de los asesinatos en masa como nunca antes.

La gente estaba impactada después de una masacre inquietantemente similar en 2012 en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, por qué ni siquiera los asesinatos de niños de 6 y 7 años en clase podrían conducir a reformas de armas.

Las escuelas, escenario de la violencia armada en Estados Unidos: estos han sido los peores tiroteos, de Columbine y Sandy Hook a Uvalde

Nadie haría tal comentario ahora. Una década empapada de sangre ha vuelto la política del país más salvaje y divisiva e incluso menos capaz de compromisos que podrían salvar vidas. El poder conservador y el obstruccionismo del Senado han estancado múltiples intentos de reformar las leyes sobre armas de fuego, lo que seguramente habría salvado algunas vidas, a pesar del reciente monopolio demócrata sobre las instituciones elegidas en Washington. Los tiroteos regulares, como la masacre en un festival de música de Las Vegas en 2017 o la masacre en una escuela secundaria en Parkland, Florida, en 2018, han provocado indignación y llamados al cambio, pero no lograron romper la inercia de la política de Washington.

De hecho, el impulso parece ir en la dirección opuesta. La ascendencia de la derecha en el tema podría subrayarse aún más si la Corte Suprema de mayoría conservadora afloja aún más las leyes sobre armas en un caso histórico pendiente de la Segunda Enmienda.

El enfrentamiento político de Texas ilustra la división nacional

El presidente Joe Biden regresó el martes por la noche de un viaje por Asia que comenzó después de un tiroteo masivo en Buffalo, Nueva York, y terminó cuando la noticia de la carnicería de Texas llegó al Air Force One. “¿Por qué seguimos dejando que esto suceda?”, preguntó.

La respuesta a su grito de angustia se confirmó en un emotivo enfrentamiento en Texas el miércoles entre el candidato a gobernador demócrata Beto O’Rourke y el gobernador republicano Greg Abbott.

O’Rourke se puso de pie e interrumpió una conferencia de prensa que estaban dando Abbott y otros funcionarios de Texas y líderes electos llamados para brindar una actualización sobre el tiroteo.

“Esto depende de usted, hasta que decida hacer algo diferente”, le dijo O’Rourke al gobernador, que ha desmantelado las leyes sobre armas en el estado y a quien O’Rourke tratará de vencer en las elecciones de noviembre.

O’Rourke lanza propuestas para evitar masacres en EE.UU. 0:42

Abbott, mientras tanto, se desvió del historial de tiroteos masivos de su propio estado recurriendo a un conocido ataque conservador y con tintes raciales a Chicago, diciendo que su historial de violencia armada mostraba que las leyes estrictas sobre armas de fuego no funcionan. (Los funcionarios de Chicago respondieron culpando a las armas importadas de estados con leyes de armas laxas).

El intercambio reveló la enorme brecha entre republicanos y demócratas en torno a las armas, lo que ha hecho que incluso los acuerdos legislativos propuestos menores sean favorecidos por el público — como ampliar el chequeo de antecedentes — sea imposible.

Las acciones de O’Rourke podrían haber sido vistas como un truco por parte de los funcionarios republicanos. El alcalde republicano de Uvalde, Don McLaughlin, por ejemplo, lo llamó un “hijo de p*ta enfermo”. Pero reflejan la desesperación demócrata por el fracaso del partido en promulgar medidas de seguridad de armas a través de medios legislativos, debido a la obstrucción del Partido Republicano en el Congreso y la falta de voluntad de algunos en su propio partido para cambiar las reglas del Senado.

Los líderes republicanos como Abbott aún tienen que enfrentar la posibilidad políticamente desagradable de que flexibilizar las leyes de armas para obtener ganancias políticas con su base podría hacer que tales masacres sean más probables.

El tiroteo en la escuela de Texas ha subrayado, una vez más, cómo la primera reacción entre los conservadores ante un asesinato en masa es pedir más armas: guardias armados en las escuelas, por ejemplo, o incluso que los maestros porten armas.

¿Qué es la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU. y por qué crea debate sobre uso de armas?

¿Qué es la NRA y por qué es tan poderosa en EE.UU.? 2:49

El partido Republicano ha pasado años bajo la esclavitud del lobby de las armas y de candidatos políticos como el expresidente Donald Trump, quienes advierten falsamente a los votantes de base que cualquier forma de reforma legislativa limitada implicará la incautación de sus armas. Ningún líder republicano importante ha tratado nunca de preparar la base para el compromiso.

La Segunda Enmienda ha sido utilizada por políticos como Trump como una herramienta en la narrativa más amplia que alega que las élites costeras, racialmente diversas y liberales quieren eliminar la vida y la cultura tradicionales del corazón de los estadounidenses blancos. El resultado es que no hay futuro para ningún republicano que desafíe esa ortodoxia.

Parte de la tragedia aquí es que la gran mayoría de los propietarios de armas en Estados Unidos obedecen la ley y solo una pequeña fracción está involucrada en tiroteos. Muchos ven poseer un arma como un rito de iniciación fundamental. Y la vena individualista por excelencia del país significa que hay menos enfoque en el bien colectivo, como podría haber en una sociedad europea desarrollada, por ejemplo.

Pero hay poca discusión en el Partido Republicano sobre lo que sucede cuando el ejercicio expansivo de tales derechos entra en conflicto con los derechos fundamentales inalienables de los demás. Por ejemplo, lo que es más importante: el deseo del dueño de un arma de comprar un arma de alto poder que sería apropiada para un campo de batalla, o el derecho de un estudiante de 6 años de edad a seguir con vida e ir a la escuela libre de miedo.

1 de 15 | Un hombre de 18 años abrió fuego el martes en una escuela primaria en Uvalde, Texas, matando al menos a 19 estudiantes y dos adultos, dijeron las autoridades. En la imagen, Kladys Castellón reza durante una vigilia que se realizó en Uvalde la noche del martes. Billy Calzada/AP | MIRA LA GALERÍA ➡️ 2 de 15 | La gente reza el martes por la noche en la Iglesia del Sagrado Corazón en Uvalde. William Luther/AP 3 de 15 | La gente se consuela afuera del Centro Cívico en Uvalde. Dario Lopez-Mills/AP 4 de 15 | Personal policial corre cerca del lugar del tiroteo. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., que es la agencia policial más grande en el área, ayudó con la respuesta al incidente. Marco Bello/Reuters 5 de 15 | Un policía estatal de Texas camina afuera de la Escuela Primaria Robb, donde ocurrió el tiroteo. Eric Thayer/Bloomberg/Getty Images 6 de 15 | Una mujer reacciona afuera del Centro Cívico de Uvalde. Marco Bello/Reuters 7 de 15 | Una menor sube a un autobús escolar el martes bajo la vigilancia de la policía. La Escuela Secundaria Robb tuvo 535 estudiantes en el año escolar 2020-21, según datos estatales. Alrededor del 90% de los estudiantes son hispanos y alrededor del 81% tienen desventajas económicas, según muestran los datos. El jueves iba a ser el último día de clases antes de las vacaciones de verano. Marco Bello/Reuters 8 de 15 | La gente reacciona afuera del Centro Cívico. Con este, suman al menos 30 tiroteos en escuelas de educación primaria y secundaria en 2022. Marco Bello/Reuters 9 de 15 | Agentes de policía y otros socorristas se reúnen afuera de la escuela luego del tiroteo del martes. Darío López-Mills/AP 10 de 15 | Una mujer llora y abraza a una menor mientras habla por teléfono afuera del Centro Cívico de Uvalde. Allison Dinner/AFP/Getty Images 11 de 15 | Una mujer llora al salir del Centro Cívico. William Luther/San Antonio Express-News/Zuma 12 de 15 | Agentes del orden se paran afuera de la escuela después del tiroteo. El FBI y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos han estado ayudando a la policía local con la investigación. Dario Lopez-Mills/AP 13 de 15 | La gente se sienta en la acera afuera de la escuela mientras la policía estatal vigila el área. Allison Dinner/AFP/Getty Images 14 de 15 | La policía camina cerca de la escuela después del tiroteo. Dario Lopez-Mills/AP 15 de 15 | Una mujer y un menor salen del Centro Cívico de Uvalde el martes. William Luther/San Antonio Express-News/Zuma

end div.modal

Politizar la masacre

Los republicanos siempre tienden a tratar de silenciar las conversaciones sobre reformas de armas después de los tiroteos masivos diciendo que es una falta de respeto a las víctimas jugar a la política. Pero eso es un acto político en sí mismo.

“Ves a los políticos tratando de politizarlo; ves a los demócratas y a mucha gente en los medios cuya solución inmediata es tratar de restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos respetuosos de la ley. Eso no funciona. No es efectivo. No previene el crimen”, dijo este martes el senador republicano Ted Cruz de Texas.

El miércoles, los republicanos adoptaron una actitud notablemente derrotista al argumentar que era inútil tratar de detener las masacres.

“Al final del día, estás discutiendo sobre lo que están usando para cometer esto, y la verdad es que estas personas van a cometer estos crímenes horribles, ya sea que tengan que usar otra arma para hacerlo, van a encontrar la manera de hacerlo”, dijo el senador de Florida, Marco Rubio.

Mientras tanto, el otro senador republicano de Florida, Rick Scott, le dijo a CNN que prohibir los AR-15, el arma de fuego rápido utilizada por el atacante de Texas, sería un error: “Creo que tenemos en nuestra Constitución nuestros derechos de la Segunda Enmienda, y no deberíamos quitarles los derechos a los ciudadanos respetuosos de la ley”.

Si bien la Constitución consagra el derecho a portar armas, nada en el documento dice que los estadounidenses están autorizados a usar armas de guerra modernas y letales.

Incluso el difunto juez de la Corte Suprema Antonin Scalia, un ícono conservador, en una histórica opinión de 2008 que cimentó el derecho individual a poseer un arma, argumentó que el derecho no era un derecho a “guardar y portar cualquier arma de cualquier manera y para cualquier propósito”.

El senador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, un republicano que es extremadamente duro cuando se trata de vengar las amenazas a los estadounidenses desde el extranjero, adoptó una posición pasiva de que Washington no puede hacer nada para detener los asesinatos en masa.

“Este hombre no tenía antecedentes penales. Le disparó a su abuela en la cara. Compró un arma legalmente”, dijo. “No puedo pensar en una ley que hubiera detenido este tiroteo en particular”.

Graham ignoró varios enfoques posibles planteados en respuesta a la masacre de Texas, por ejemplo, la prohibición de que las personas menores de 21 años compren armas o la reactivación de una prohibición de armas de asalto caducada, lo que posiblemente podría evitar futuros horrores.

Pero su comentario subrayó el campo de visión profundamente limitado y el debate sofocado que los republicanos se permiten, por razones políticas, en esos momentos.

No es de extrañar que el senador demócrata de Arizona Mark Kelly, cuya esposa, la exrepresentante Gabrielle Giffords resultó gravemente herida tras recibir un disparo en la cabeza en 2011, dijera esto el miércoles.

“Es una locura no hacer nada al respecto”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content