Skip to Content

ANÁLISIS | El Sputnik fue una llamada de atención para Estados Unidos. El “misil hipersónico” de China es un reto más complicado

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — “Escuchen ahora el sonido que separa para siempre lo viejo de lo nuevo”. Así fue cómo la radio NBC presentó la señal del primer satélite en el espacio, el 4 de octubre de 1957. Pero no fue un triunfo de la ciencia estadounidense: el sonido procedía del Sputnik de la Unión Soviética, una pieza del tamaño de un balón de playa cuyo lanzamiento sorprendió al mundo, y a Estados Unidos en particular.

La frase “momento Sputnik” se acuñó para marcar el momento. Significaba la conmoción por la pérdida de una presunta superioridad, el salto tecnológico de un rival que podía romper el equilibrio de poder nuclear.

El entonces presidente Dwight D. Eisenhower declaró no estar preocupado “ni un ápice” por el Sputnik, pero la reacción pública y política en Estados Unidos fue menos optimista. “La ciencia rusa ha batido a la estadounidense”, gritaba el Boston Globe.

Vladimir Putin anuncia que la marina de Rusia desplegará misiles hipersónicos Tsirkon en 2022

La semana pasada, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Mark Milley, recordó el “momento Sputnik” al hablar de la prueba de China de uno o más misiles hipersónicos este verano.

“Lo que vimos fue un evento muy significativo de una prueba de un sistema de armas hipersónicas. Y es muy preocupante”, dijo Milley. “No sé si es un momento Sputnik, pero creo que está muy cerca de eso”.

Surge nueva polémica entre las dos Coreas 1:04

China dice que no ha hecho nada más que lanzar un vehículo espacial reutilizable, y basándose solo en estas pruebas, determinar sus intenciones es difícil. Pero China ha invertido masivamente en capacidades espaciales y de misiles en los últimos años, al tiempo que ha desarrollado fuerzas convencionales y guerra cibernética.

En términos de seguridad nacional, las sorpresas y la incapacidad de evaluar una amenaza son lo que quita el sueño a los altos mandos. El Sputnik marcó brevemente ambas casillas. El rápido desarrollo de la tecnología hipersónica por parte de China puede ser de otro orden.

En los años posteriores al Sputnik, Estados Unidos superó rápidamente a la Unión Soviética en tecnología espacial y de satélites. La NASA se creó en 1958 (y voló el primer vehículo hipersónico de prueba en 1959). En 1960, Estados Unidos tenía tres veces más satélites en órbita que la URSS.

La paridad se restableció, a pesar de algunos contratiempos en el camino. La primera respuesta estadounidense al Sputnik explotó en su lanzamiento; la prueba de un vehículo hipersónico en octubre fracasó.

Se sabe tan poco del programa chino que es casi imposible evaluar si se ha abierto una brecha mayor.

Funcionarios de inteligencia dijeron a la comisión de Inteligencia del Senado en sesiones informativas privadas que la prueba china marcó un avance sustancial en la capacidad de ese país para lanzar un primer ataque estratégico contra Estados Unidos, según personas familiarizadas con las sesiones informativas.

Otros funcionarios y expertos no están tan preocupados por la prueba de misiles y afirman que –aunque tenía la intención de ser provocativa– la tecnología no da a Beijing una ventaja y, por tanto, no es desestabilizadora.

La tecnología en sí no es nueva: Estados Unidos, China, Rusia y otros países llevan décadas trabajando en ella. Rusia está desarrollando una gama de armas hipersónicas que el presidente Vladimir Putin ha presumido de ser “invencibles”.

Si una potencia tomara la delantera de forma decisiva en el armamento de la tecnología hipersónica, eso sería desestabilizador.

Agilidad a baja altura

Los misiles hipersónicos no son tan rápidos como los balísticos –aunque con una velocidad cinco veces superior a la del sonido no se quedan atrás–, pero viajan a baja altura y son maniobrables. Pueden ser capaces de cambiar de objetivo durante el vuelo y, por tanto, son difíciles de detectar e interceptar.

Un informe de RAND en 2017 señaló que incluso “los defensores con sensores terrestres y espaciales capaces tendrán solo unos minutos para saber que estos misiles están en camino”.

Corea del Norte prueba un misil hipersónico 1:14

Si se disparara un misil balístico intercontinental (ICBM) contra un objetivo estadounidense, transcurrirían aproximadamente 25 minutos entre la detección y el impacto. Algunos analistas calculan que si se utilizara un arma hipersónica, ese retraso sería de solo 6 minutos.

Para proteger el territorio continental de Estados Unidos de un arsenal hipersónico, se necesitaría un número inasequible de defensas de gran altura. Y eso supone unas defensas mucho mejores que las actuales.

Además, los sistemas antimisiles estadounidenses se centran en el hemisferio norte: un misil hipersónico altamente maniobrable en órbita baja podría dirigirse sobre el Polo Sur.

Algunos expertos señalan que la era de los misiles hipersónicos es, por ahora, más teórica que real: todavía se necesita mucha ingeniería.

Imágenes de satélite parecen mostrar que China está haciendo un progreso significativo para potencialmente lanzar armas nucleares

Ivan Oelrich, antiguo vicepresidente de la Federación de Científicos Americanos, sostiene que “las armas hipersónicas añadirán algunas capacidades militares nuevas, pero no revolucionarán la guerra”.

Pero el informe RAND, escrito en 2017, estimó que había “como mucho una década antes de que los misiles hipersónicos sean militarmente significativos”.

El examen de conciencia del Sputnik

El momento original del Sputnik desencadenó un buen examen de conciencia en Estados Unidos. Los críticos consideraron que Estados Unidos había tardado en reconocer y responder a la ambición de los soviéticos de ser los primeros en el espacio. Tanto Lyndon Johnson como John F. Kennedy, entonces senadores estadounidenses, utilizaron el momento del Sputnik para criticar la falta de preparación de Estados Unidos.

Johnson advirtió que la Unión Soviética sería capaz de bombardear a Estados Unidos con cabezas nucleares como si fueran niños tirando piedras desde un paso elevado.

Del mismo modo, hoy en día algunos críticos dicen que Estados Unidos ha sido lento en reconocer la amenaza. “El Pentágono no ha sido eficaz a la hora de articular la necesidad de las armas hipersónicas ni de gestionar su desarrollo”, afirma Andrew Senesac, de la Asociación Industrial de Defensa Nacional.

¿Qué hay detrás de la prueba de misiles de Corea del Norte? 2:52

El Sputnik estimuló el gasto en educación científica: la Ley de Educación para la Defensa Nacional se aprobó en 1958.

Todavía está por ver si la rápida acumulación de capacidades chinas inspirará una inversión similar en Estados Unidos.

El Sputnik también estimuló una enorme inversión en tecnología de satélites tanto en Estados Unidos como en la Unión Soviética. La humanidad se ha beneficiado de sus aplicaciones civiles -GPS, telecomunicaciones-, pero hasta 1990 unos cuatro de cada cinco satélites en el espacio eran militares.

En la actualidad, la tecnología hipersónica se está desarrollando en Australia y Europa para aplicaciones comerciales y pacíficas. Pero gran parte de esa tecnología podría tener un valor militar.

Control de armas y defensa tras el Sputnik

El momento del Sputnik fue importante en otros dos aspectos.

El riesgo de que el espacio pudiera alterar el equilibrio militar acabó por impulsar una era de acuerdos de control de armamento, ya que los misiles balísticos con armamento nuclear tenían el potencial de arrasar a un adversario.

Los satélites se convirtieron en una parte importante de los sistemas de alerta temprana que permitieron a la humanidad vivir con la “destrucción mutua asegurada”.

Pero el espectro de la obliteración también provocó la investigación de las defensas antimisiles: cómo interceptar y destruir los misiles entrantes, un esfuerzo que alcanzó su cenit con el programa de la Guerra de las Galaxias del presidente Ronald Reagan en la década de 1980.

Los avances de China pueden recalentar la elección: entre explorar formas de defenderse de los misiles hipersónicos y con armas nucleares y tratar de igualar las capacidades ofensivas de China y Rusia.

Las defensas antimisiles tienen una historia accidentada.

El Pentágono advierte que China expande rápidamente su arsenal nuclear

James Acton, de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, afirma que Estados Unidos “debería ofrecer negociar nuevos límites a las defensas antimisiles, a los que solo accedería si China y Rusia ofrecieran concesiones muy significativas a cambio”.

Un importante estudio de la Corporación RAND llegó a la misma conclusión. “El requisito ineludible es que Estados Unidos, Rusia y China se pongan de acuerdo en una política de no proliferación”, dijeron los autores.

Esto podría –potencialmente– marcar el comienzo de un nuevo capítulo de la disuasión nuclear, como algunos argumentan que hizo el Sputnik.

Hay una advertencia importante. En la década posterior al Sputnik, EE.UU. y la Unión Soviética desarrollaron canales de comunicación para tratar de garantizar que el conflicto no se iniciara por un error de cálculo.

Hoy en día, hay pocos canales de este tipo con China, lo que resulta problemático cuando tantas plataformas pueden llevar ojivas convencionales o nucleares.

Dinero y conocimiento

Una similitud nada sorprendente con el momento del Sputnik es la forma en que estas cuencas impulsan a gastar mucho.

El presupuesto del Pentágono para I+D de sistemas hipersónicos aumentará el próximo año, hasta los US$ 3.800 millones. En octubre, el director general de Raytheon Technologies, Gregory Hayes, afirmó que Estados Unidos iba “al menos varios años por detrás” de China en el desarrollo de la tecnología hipersónica.

Fareed Zakharia, en The Washington Post, dice que “suscitar el temor a un enemigo enorme y experto en tecnología es una forma segura de garantizar nuevos y vastos presupuestos que pueden gastarse en contrarrestar cada movimiento del enemigo, real o imaginario”.

“Real o imaginario” es parte del problema cuando se trata de armas hipersónicas.

Tomando prestada la frase del exsecretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld: “Hay cosas que sabemos que sabemos. También sabemos que hay cosas desconocidas. Es decir, sabemos que hay cosas que no conocemos. Pero también hay incógnitas desconocidas, las que no sabemos que no sabemos”.

Y, como dijo después, “son las que te atrapan”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content