Skip to Content

Investigación de CNN: decenas de millones de guantes médicos sucios y usados son importados a EE.UU.

urielblanco

(CNN) — Bolsas de basura llenas de guantes médicos usados, algunos visiblemente sucios, otros incluso manchados de sangre, cubren el suelo de un almacén en las afueras de Bangkok.

Cerca hay un recipiente de plástico, lleno de colorante azul y unos cuantos guantes. Los funcionarios tailandeses afirman que trabajadores inmigrantes habían estado intentando que los guantes volvieran a parecer nuevos, cuando las autoridades sanitarias de Tailandia hicieron una redada en las instalaciones en diciembre.

Hay muchos más almacenes como este que siguen funcionando en Tailandia, tratando de aprovechar la demanda de guantes de nitrilo de calidad médica, que se disparó con la pandemia de coronavirus. Y están empaquetando millones de estos guantes de calidad inferior para exportarlos a Estados Unidos y a países de todo el mundo, en medio de una escasez mundial que tardará años en desaparecer.

Una investigación de CNN de varios meses de duración ha descubierto que decenas de millones de guantes de nitrilo falsificados y de segunda mano han llegado a Estados Unidos, según los registros de importación y los distribuidores que compraron los guantes. Y eso es solo la punta del iceberg. Las autoridades estadounidenses y tailandesas están llevando a cabo investigaciones penales.

La “niebla mental” en los pacientes de covid-19 puede persistir por meses, incluso si no fueron hospitalizados, según estudio

Los expertos describen una industria plagada de fraudes, y uno de ellos -Douglas Stein- dijo a CNN que los guantes de nitrilo son la “mercancía más peligrosa de la Tierra en este momento”.

“Hay una enorme cantidad de producto defectuoso que entra”, dice Stein, “un flujo interminable de guantes sucios, de segunda mano y de calidad inferior que entra en Estados Unidos y del que las autoridades federales, al parecer, solo ahora están empezando a comprender la enorme magnitud”.

Sin embargo, a pesar del riesgo potencial para los trabajadores sanitarios de primera línea y los pacientes, las autoridades estadounidenses han tenido dificultades para controlar el comercio ilícito, en parte porque las normas de importación de equipos médicos de protección se suspendieron temporalmente en el momento álgido de la pandemia, y siguen suspendidas en la actualidad.

Se encontraron montones de guantes de nitrilo sucios, presuntamente de segunda mano, en una redada en un almacén de Bangkok, en diciembre de 2020. La FDA tailandesa dijo que empresas fraudulentas empaquetan guantes como estos para revenderlos en todo el mundo.

En febrero y marzo de este año, una empresa estadounidense advirtió a dos agencias federales -Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)- que había recibido envíos llenos de guantes de calidad inferior y visiblemente sucios de una empresa de Tailandia.

Y sin embargo, la empresa tailandesa se las arregló para enviar decenas de millones de guantes más en los meses siguientes, algunos de los cuales llegaron en julio.

La FDA dijo a CNN que no podía comentar casos individuales, pero que había tomado “una serie de medidas para encontrar y detener a quienes venden productos no aprobados, aprovechando nuestra experiencia en la investigación, el examen y la revisión de productos médicos, tanto en la frontera como en el comercio nacional”.

Un aumento de la demanda

Niebla mental, consecuencia del covid-19 según estudio 1:56

A principios de 2020, la demanda de equipo de protección individual (EPI) se disparó a medida que la pandemia de coronavirus se extendía por todo el mundo. Y los precios de los guantes de nitrilo se mantuvieron altos.

Los guantes de nitrilo de calidad médica son utilizados habitualmente por los médicos y los profesionales de la salud en los exámenes de los pacientes. La FDA prohíbe el uso de látex en polvo en la atención sanitaria, mientras que los guantes de vinilo de menor calidad son más comunes en entornos industriales y en la manipulación de alimentos.

Los guantes, producidos casi en su totalidad en el sur y el este de Asia, dependen de un suministro finito de caucho natural, de fábricas altamente especializadas y de una experiencia de fabricación especializada. El aumento del suministro no podía producirse rápidamente y la producción de las marcas de confianza ya se había anunciado con años de antelación.

Los gobiernos y los sistemas hospitalarios se apresuraron a conseguir lo que necesitaban, y docenas de empresas sospechosas que buscaban un beneficio rápido vieron una oportunidad.

A finales del año pasado, Tarek Kirschen, un empresario afincado en Miami, encargó unos US$ 2 millones en guantes a una empresa tailandesa llamada Paddy the Room, para luego venderlos a un distribuidor estadounidense.

“Empezamos a recibir llamadas telefónicas de clientes completamente enfadados, y ya sabes, gritando y diciéndonos: ‘Oye, nos engañaste'”, recuerda.

Kirschen pudo ver el producto por sí mismo cuando llegó un segundo contenedor a Miami.

“Eran guantes reutilizados. Estaban lavados, reciclados”, dijo a CNN. “Algunos estaban sucios. Algunos tenían manchas de sangre. Algunos tenían marcadores con fechas de hace dos años… No podía creer lo que veían mis ojos”.

Guantes de nitrilo enviados a Estados Unidos por la empresa tailandesa Paddy the Room Trading Company. Estos ejemplares, vistos por CNN, muestran claros signos de uso previo: escritura a mano con bolígrafo y otras suciedades.

Kirschen dice que devolvió el dinero a sus clientes, puso los guantes en un vertedero y alertó a la FDA en febrero de 2021.

Dice que ninguno de los guantes que pidió se utilizó en entornos médicos, pero un análisis de CNN de los registros de importación muestra que otros distribuidores estadounidenses adquirieron casi 200 millones de guantes de Paddy the Room durante la pandemia.

No está claro qué pasó con esos guantes después de entrar en el país.

CNN intentó ponerse en contacto con todos los importadores. La gran mayoría no respondió, pero dos dijeron que los envíos eran de mala calidad y que los guantes ni siquiera eran de nitrilo. Una empresa, Uweport, dijo a CNN que no pudieron revenderlos a empresas médicas, como estaba previsto. En su lugar, se vendieron a un precio inferior a distribuidores que suministran a plantas de procesamiento de alimentos, hoteles y restaurantes estadounidenses.

La otra empresa, US Liberty LLC, tuvo una experiencia muy similar con Paddy the Room. Dice que también fue estafada por una empresa vietnamita diferente que les envió “guantes con agujeros, con manchas, rasgados, y en diferentes tonos y colores”, dijo el presidente de la empresa, Firas Jarrar, a CNN.

Stein, que lleva décadas comprando EPI en Asia, ha seguido la pista a los innumerables fraudes y estafas que se han producido en el sudeste asiático desde que comenzó la pandemia.

“Es ridículamente nefasto en cada eslabón de la cadena”, dijo a CNN.

Stein, que se ha hecho con un grupo de compradores y vendedores en LinkedIn, se encuentra a menudo asesorando a personas que han perdido millones de dólares por el fraude de los guantes de nitrilo y tratando de convencer a la gente de que no firme acuerdos que son claramente demasiado buenos para ser verdad. Afirma que los descuentos que se ofrecen son a menudo demasiado elevados.

Louis Ziskin es uno de los empresarios estadounidenses que se sintió tentado a comprar. “Vimos signos de dólar. También vimos que teníamos clientes médicos legítimos que literalmente pedían estas cosas”, declaró a CNN.

Su empresa, AirQueen, siguió adelante con un pedido de US$ 2,7 millones de Paddy the Room, a través de un tercero también con sede en Asia. Todo pagado al 100% por adelantado.

Ziskin es un exconvicto que pasó más de una década entre rejas después de que le descubrieran introduciendo éxtasis en Estados Unidos en el año 2000.

Pero en la última década se ha convertido en un exitoso empresario tecnológico, cuyo negocio ha sido incluso reseñado en la revista Forbes.

Pero entonces se metió en el turbio mundo de los guantes de nitrilo.

Una inspección independiente llevada a cabo en un almacén de Los Ángeles y verificada por CNN confirmó que la mayoría de los guantes que compró no eran de nitrilo, sino de látex o vinilo de menor calidad, y muchos de ellos estaban evidentemente sucios y eran de segunda mano.

Ziskin dice que no había forma de que los pasara a los hospitales con la conciencia tranquila.

“Es un problema de seguridad total… Para mí, el hecho de que estas empresas nunca hayan sido incluidas en la lista negra es impactante”, comentó a CNN.

Problemas para las compras en línea: los productos agotados aumentaron un 172% desde los niveles previos a la pandemia

Louis Ziskin, director general de la empresa estadounidense AirQueen, gastó US$ 2,7 millones en guantes de nitrilo de Paddy the Room. Cuando los envíos llegaron, muchos de los guantes eran de mala calidad, estaban sucios o incluso eran de segunda mano. Su último envío fue confiscado por las autoridades federales, que están llevando a cabo una investigación penal sobre Paddy the Room.

Tal vez sea porque la estafa es muy elaborada. Paddy the Room envió a Ziskin informes de inspección independientes impecables que pretendían demostrar que los guantes del envío eran de alta calidad. Sin embargo, los documentos eran falsos. La empresa de inspección cuyo informe había sido falsificado confirmó a CNN que los informes eran falsos.

Al igual que Kirschen, Ziskin alertó a las autoridades estadounidenses poco después de recibir su cargamento de guantes defectuosos a principios de este año, poniéndose en contacto tanto con la FDA como con la CBP. Sin embargo, los registros de importación mostraron que las advertencias no parecían hacer ninguna diferencia. Desde la advertencia escrita de Ziskin a la CBP en febrero, 28 contenedores con un total de más de 80 millones de guantes enviados por Paddy the Room entraron en Estados Unidos.

El flujo de guantes de baja calidad hacia Estados Unidos también se vio facilitado por la suspensión temporal de las normas de importación por parte de la FDA.

“Simplemente no había otra respuesta. No había forma de satisfacer la demanda”, explicó Stein. “Pero eso abrió las compuertas a todos los comportamientos nefastos”.

En un comunicado, la FDA dijo a CNN que las empresas solo estaban autorizadas a importar bajo las normas relajadas “siempre que los guantes se ajusten a las normas de consenso y el etiquetado citado en la orientación y cuando los guantes no crean un riesgo indebido”.

Sin embargo, se realizan pocos controles físicos de los guantes o de cualquier otro artículo que llegue a los puertos estadounidenses, y cualquier guante médico fraudulento o incluso contaminado probablemente no se descubriría hasta que llegara a su destino.

La FDA autoriza las dosis de refuerzo de las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson, y da luz verde a combinación

En agosto, la FDA envió finalmente una alerta a todo su personal portuario de que los envíos de Paddy the Room debían ser detenidos sin examen físico.

Eso fue cinco meses después de que Kirschen y Ziskin dieran la alarma. La FDA no quiso comentar su investigación sobre Paddy the Room, pero funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) confirmaron que hay una investigación penal en curso sobre la empresa.

La CBP dijo a CNN que había incautado unos 40 millones de mascarillas falsificadas y cientos de miles de otros artículos de EPI. Dice que se han incautado algunos envíos de guantes, pero no ha hecho un seguimiento del volumen de las incautaciones.

CNN preguntó al DHS si el sistema había fallado dado el número de guantes de segunda mano que entraban en la cadena de suministro estadounidense.

“No sé si esa es la forma correcta de formular la pregunta”, dijo el agente de operaciones especiales de investigación del DHS Mike Rose. “Creo que a todos nosotros nos encantaría llegar a un punto en el que no entrara ni una sola mercancía peligrosa falsificada en Estados Unidos, y creo que estamos trabajando para conseguirlo”.

La primavera pasada, al comienzo de la pandemia, el DHS lanzó lo que denominó Operación Promesa Robada para tomar medidas específicas contra los EPI falsos, que, según Rose, ya ha realizado más de 2.000 incautaciones de tratamientos y EPI relacionados con covid.

“Creo que el DHS ha sido un modelo en todo el mundo sobre la mejor manera de coordinar los esfuerzos entre los diferentes organismos para detener realmente la importación, las transacciones y todas las demás actividades delictivas que rodean al covid”, dijo Rose.

Redadas en Bangkok

La FDA tailandesa ha tenido dificultades para hacer frente al comercio fraudulento de guantes de nitrilo.

Cuando sus agentes hicieron la primera redada en Paddy the Room el pasado mes de diciembre, encontraron montones de bolsas de basura llenas de guantes sueltos, de diferentes colores, materiales y calidad. Los trabajadores del almacén estaban metiendo los guantes viejos en cajas nuevas y falsificadas de la marca SriTrang, un conocido y legítimo productor de guantes en Tailandia. SriTrang dijo a CNN que no hace negocios con Paddy the Room.

Ziskin acabó con miles de cajas de esos guantes falsificados de SriTrang, la mayoría con el logotipo de la empresa en tailandés.

Según Doug Stein, experto en EPI, los guantes que se envían a EE.UU. nunca se ponen en cajas etiquetadas en un idioma extranjero. Solo eso debería haber hecho saltar las alarmas, dijo.

La FDA tailandesa detuvo al propietario del almacén, pero no pudo presentar cargos contra el arrendatario, un residente de Hong Kong, según la FDA tailandesa.

Pero la redada no supuso el cierre de Paddy the Room. La secretaria general adjunta de la FDA tailandesa, Supattra Boonserm, declaró a CNN que meses después su agencia realizó una redada en un local similar.

“Simplemente se trasladaron a otro lugar, a otro almacén”, dijo. “¿Y por qué? Porque la demanda de guantes sigue siendo alta. Todavía hay clientes esperando ahí fuera”, dijo a CNN.

Paddy the Room y su empresa asociada no han respondido a las peticiones de comentarios de CNN.

La FDA tailandesa afirma que ha llevado a cabo al menos 10 redadas en los últimos meses y ha incautado guantes usados y de baja calidad que se reenvasaban en cajas de nitrilo falsificadas. En algunas redadas se descubrió que los trabajadores lavaban los guantes usados a mano en cubetas de lavado y los teñían con colorante comestible.

Redada en un almacén de la empresa Paddy the Room Trading en Bangkok, Tailandia, en diciembre de 2020. La secretaria general adjunta de la FDA tailandesa, Supattra Boonserm, y miembros de la Policía Real Tailandesa incautaron guantes de nitrilo falsificados. La FDA tailandesa dice que SkyMed, la marca cuyo logotipo aparece en las cajas de guantes, es “seguramente falsa”.

“Puede que sea demasiado lento secarlos colgados, así que los meten en una secadora, literalmente una secadora de ropa”, explicó Boonserm. Sospecha que muchos guantes usados se recogen en China o Indonesia y se envían a Tailandia para lavarlos, secarlos y volver a empaquetarlos.

“En términos sencillos, es un fraude”, dijo Boonserm.

“En esta situación de pandemia, la demanda es enorme, tanto por parte de los hospitales como del público en general. El volumen de guantes ilegales que hemos encontrado es enorme”.

Doug Stein dice que, dada la escala del comercio ilícito, cree que es probable que algunos guantes hayan acabado en un entorno médico. Pero no está claro si alguno de estos guantes fraudulentos y reutilizados ha perjudicado a algún trabajador sanitario o paciente estadounidense.

Boonserm afirma que su agencia cree que existe una red de personas y empresas corruptas en Tailandia que trabajan juntas para sacar provecho del clamor mundial por los guantes de nitrilo. Una de esas empresas es SkyMed, una marca dirigida por un antiguo militar tailandés. En la redada de Paddy the Room en diciembre, se encontraron cajas con la etiqueta SkyMed. “SkyMed es, sin duda, falsa”, dice Boonserm.

Según Boonserm, la empresa tiene una licencia de importación para introducir guantes médicos fabricados en Vietnam, pero los registros muestran que SkyMed nunca ha importado guantes médicos a Tailandia, ni tampoco fabrica sus propios guantes.

SkyMed no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios para este artículo.

2020 cerró con 22 millones de pobres más por el covid 0:49

La magnitud del fraude en el sector de los guantes médicos ha llevado a muchos compradores internacionales a tomar medidas drásticas para recuperar su dinero.

Louis Ziskin decidió ir a Tailandia para intentar recuperar los US$ 2,7 millones perdidos por su empresa, pero las cosas se complicaron rápidamente.

Ziskin y varias personas más fueron detenidas y acusadas de agresión y secuestro tras un enfrentamiento en un restaurante de Bangkok.

Ziskin dice que no estaba allí y negó enérgicamente los cargos.

“Voy a llegar hasta el final”, prometió. “¿Voy a recuperar mi dinero para la empresa? Lo más probable es que no. ¿Vamos a sacar a la luz esto para que, con suerte, Estados Unidos pueda levantarse del banquillo y detenerlo? Sí. Si eso es la justicia, esa es mi esperanza”.

Después de que la policía tailandesa no cumpliera el plazo para presentar las pruebas del caso, se permitió a Ziskin salir de Tailandia y volar a su casa en Los Ángeles. La policía tailandesa dice a CNN que la investigación no está cerrada.

Otras personas relacionadas con el incidente siguen siendo juzgadas en Tailandia. Todos han negado los cargos que se les imputan.

El 27 de julio, el DHS de EE.UU. desalojó el almacén de Ziskin en Los Ángeles e incautó 70.000 cajas como prueba en su investigación sobre Paddy the Room, unos cinco meses después de que este diera la alerta por primera vez.

La gran incógnita es cuántos millones más de guantes de nitrilo de baja calidad pueden estar apilados en los almacenes de los puertos estadounidenses.

Doug Stein cree que el fraude puede ascender a miles de millones de dólares.

“Se convirtió en este oscuro, oscuro subterráneo”, comenta, “donde el miedo se une a la codicia”.

NOTA DEL EDITOR: ¿Reconoces alguna de las marcas de guantes mencionadas en esta historia o has utilizado guantes de nitrilo que parecen ser de mala calidad o incluso de segunda mano? Si es así, a CNN le gustaría saber tu experiencia. Haz clic en esta página para ponerte en contacto.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content