Skip to Content

Estados Unidos se prepara para aprobar el envío de sistemas de lanzacohetes de largo alcance a Ucrania

Alexandra Ferguson

Washington (CNN) — El gobierno de Biden se prepara para reforzar el tipo de armamento que ofrece a Ucrania con el envío de sistemas de lanzacohetes avanzados de largo alcance que están entre las principales peticiones de los funcionarios ucranianos, según afirman varias fuentes.

La administración se inclina por enviar los sistemas como parte de un paquete más amplio de ayuda militar y de seguridad a Ucrania, que podría anunciarse tan pronto como la próxima semana.

Altos funcionarios ucranianos, entre ellos el presidente Volodymyr Zelensky, han pedido en las últimas semanas que Estados Unidos y sus aliados les proporcionen el sistema de lanzacohetes MLRS. Estos sistemas de armas de fabricación estadounidense pueden disparar múltiples cohetes a cientos de kilómetros, mucho más lejos que cualquiera de los sistemas de los que dispone actualmente Ucrania, lo que, según los ucranianos, podría ser decisivo en su guerra contra Rusia.

Otro sistema que Ucrania ha solicitado es el HIMARS, un sistema de lanzamisiles múltiple sobre ruedas más ligero, capaz de disparar muchos de los mismos tipos de munición que los MLRS.

En esta foto de archivo de 2020, un soldado estadounidense se sienta junto a un Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple (MLRS, por sus siglas en inglés) después de un evento de fuego real de la 41ª Brigada de Artillería de Campo del Ejército de Estados Unidos en Europa, en Alemania.

En las últimas semanas, Rusia ha atacado a Ucrania en el este del país, donde tiene menos personal y más armas, según han declarado los funcionarios ucranianos.

Sin embargo, el gobierno de Biden dudó durante semanas sobre el envío de los sistemas, en medio de las preocupaciones planteadas en el Consejo de Seguridad Nacional de que Ucrania podría utilizar los sistemas para llevar a cabo ataques ofensivos dentro de Rusia, dijeron los funcionarios.

La cuestión ocupó un lugar destacado en el orden del día de las dos reuniones celebradas la semana pasada en la Casa Blanca en las que los miembros del Gabinete se reunieron para debatir la política de seguridad nacional, según los funcionarios. En el centro de la cuestión estaba la misma preocupación con la que la administración ha lidiado desde el comienzo de la guerra: si el envío de armamento cada vez más pesado a Ucrania será visto por Rusia como una provocación que podría desencadenar algún tipo de represalia contra Estados Unidos.

Uno de los principales obstáculos, según las fuentes, ha sido el gran alcance de los sistemas de cohetes. El MLRS y su versión más ligera, el HIMARS, pueden lanzar cohetes hasta 300 km, o 186 millas, dependiendo del tipo de munición. Se disparan desde un vehículo móvil contra objetivos terrestres, lo que permitiría a los ucranianos atacar más fácilmente objetivos dentro de Rusia.

Se cree que Ucrania ya ha llevado a cabo numerosos ataques transfronterizos dentro de Rusia, algo que las autoridades ucranianas no confirman ni desmienten. Los funcionarios rusos han dicho públicamente que cualquier amenaza a su patria constituiría una gran escalada y han dicho que los países occidentales se están convirtiendo en un objetivo legítimo en la guerra al seguir armando a los ucranianos.

Otra de las principales preocupaciones dentro de la administración de Biden ha sido si EE.UU. podría permitirse regalar tantas armas de alta gama extraídas de los arsenales militares, dijeron las fuentes.

Este es el sistema de armas M777 que EE.UU. donó a Ucrania para defenderse 1:11

Al preguntársele el lunes si EE.UU. proporcionaría los sistemas, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, se mostró reticente. “No quiero adelantarme a la situación en la que nos encontramos en el proceso de asignación de recursos”, dijo a los periodistas.

La administración tenía preocupaciones similares sobre el suministro a Ucrania de aviones de combate MiG-29 adicionales, que algunos temían que pudieran permitir a los ucranianos llevar la lucha a Rusia. Al final, Estados Unidos decidió no dotar a Polonia de nuevos aviones, lo que habría permitido a los polacos equipar a Ucrania con los MiG de la era soviética.

El debate sobre los MLRS es también similar al que se produjo antes de que Estados Unidos decidiera empezar a enviar a Ucrania obuses más pesados y de largo alcance el mes pasado. Los paquetes de armas se centraron en los misiles antitanque Javelin y antiaéreos de corto alcance Stinger, así como en las armas pequeñas y la munición. En su momento, los obuses M777 representaron un aumento significativo del alcance y la potencia con respecto a los sistemas anteriores, pero incluso éstos tienen un alcance máximo de unos 25 kilómetros o 18 millas. El MLRS puede disparar mucho más lejos aún que cualquier artillería que Estados Unidos haya enviado hasta la fecha.

Una solución podría ser proporcionar a Ucrania sistemas de cohetes de menor alcance, según los funcionarios, algo que también se está considerando. No se necesitaría demasiado tiempo para entrenar a los ucranianos en cualquiera de los sistemas de lanzamiento de cohetes, dijeron los funcionarios a CNN, probablemente unas dos semanas, dijeron.

El Senado de Estados Unidos aprueba un nuevo paquete de ayuda a Ucrania por US$ 40.000 millones

Cada reducción de los inventarios existentes implica una revisión de su posible efecto en la preparación militar de Estados Unidos. Con las reducciones anteriores, el riesgo ha sido “relativamente bajo”, dijo el lunes el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley. Los militares están vigilando “muy, muy cuidadosamente” para asegurarse de que las reservas no caen por debajo de los niveles que crean un mayor riesgo, añadió.

La preocupación aumenta significativamente con sistemas más capaces y más caros de los que EE.UU. no tiene un suministro tan grande, dijeron las fuentes.

Funcionarios del Pentágono se reunieron con el CEO de Lockheed Martin la semana pasada para discutir el suministro y el aumento de la producción del MLRS, dijo a CNN una fuente familiarizada con la reunión. La reunión fue dirigida por el subsecretario de Defensa para Adquisiciones y Sostenimiento, Bill LaPlante.

El Reino Unido también está considerando el envío de los sistemas, según dijeron dos funcionarios a CNN, y le gustaría hacerlo conjuntamente con Estados Unidos.

Niños caminan entre edificios destruidos durante los combates en Mariúpol, en el territorio bajo el gobierno de la República Popular de Donetsk, en el este de Ucrania, el miércoles 25 de mayo de 2022.

En las últimas semanas ha crecido la frustración en el lado ucraniano por la indecisión de Estados Unidos, porque creen que una vez que Estados Unidos envíe los sistemas, otros países seguirán rápidamente su ejemplo.

Esta misma semana, el Pentágono había dicho a Ucrania que “estamos trabajando en ello”, dijo un irritado funcionario ucraniano, que añadió que Ucrania pide una actualización de la decisión “cada hora”.

“Tenemos una gran necesidad de armas que permitan enfrentarse al enemigo a larga distancia”, dijo el jueves el máximo comandante militar de Ucrania, el general Valeriy Zaluzhnyi. “Y esto no puede retrasarse, porque el precio del retraso se mide por las vidas de las personas que han protegido al mundo del [fascismo ruso]”.

Cuando se le preguntó el jueves al ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, cuáles son las necesidades más urgentes de su país, respondió: “Si realmente se preocupa por Ucrania, armas, armas y armas de nuevo”.

“La frase que menos me gusta es ‘Estamos trabajando en ello’; la odio. Quiero oír o bien ‘Lo tenemos’ o bien ‘No va a ocurrir'”, añadió.

El representante demócrata Jason Crow, de Colorado, que formó parte de un viaje de la delegación del Congreso a Kyiv a principios de este mes, dijo a CNN que cree que los sistemas podrían ayudar a Ucrania a ganar un impulso significativo contra Rusia.

“Creo que podría ser un punto de inflexión, para ser honesto”, dijo Crow, no solo para los ataques ofensivos, sino también para la defensa. Crow explicó que la artillería convencional rusa, que tiene un alcance de unos 50 km, “no se acercaría” a los centros urbanos ucranianos si los sistemas MLRS se colocaran allí. “Así que les quitaría sus tácticas de asedio”, dijo.

— Oren Liebermann y Barbara Starr de CNN contribuyeron a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

News Channel 3 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content