Skip to Content

Muere Bob Dole, gigante del Senado y candidato presidencial republicano en 1996

urielblanco

(CNN) — Bob Dole, un incondicional del Partido Republicano y aspirante a la presidencia que defendió una marca de conservadurismo sin tapujos como una de las figuras políticas más reconocidas de Washington a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, murió este domingo, según un comunicado emitido por su familia.

“El senador Robert Joseph Dole falleció esta madrugada mientras dormía. Hasta su muerte, a la edad de 98 años, había servido fielmente a Estados Unidos durante 79 años”, dice el comunicado.

En febrero, había anunciado que se estaba tratando de un cáncer de pulmón avanzado. El presidente Joe Biden visitó a Dole al conocer el diagnóstico.

Dole, que resultó gravemente herido durante la Segunda Guerra Mundial, había sufrido una serie de problemas de salud en años anteriores. En 1991 se le operó de un cáncer de próstata; se le intervino de un aneurisma aórtico abdominal en 2001; estuvo hospitalizado en 2005 tras una caída en su casa; y fue tratado de una infección en la pierna en 2009.

A Dole le sobreviven su esposa, la exsenadora Elizabeth Dole, de Carolina del Norte, y su hija Robin Dole.

Biden describe nuevos pasos para combatir el covid-19 durante los meses de invierno

¿Quién fue Bob Dole?

Llegado a Washington en los inicios del gobierno de Kennedy, Dole fue durante 27 años senador por Kansas, incluyendo dos periodos como líder de la mayoría del Senado, aunque quizá sea más conocido por su infructuosa carrera como candidato presidencial republicano contra Bill Clinton en 1996, su tercer intento de llegar a la Casa Blanca. También fue compañero de fórmula del presidente Gerald Ford en 1976, después de que Nelson Rockefeller declinara seguir siendo vicepresidente.

Al principio de su carrera en el Senado, fue calificado por sus críticos como un “hombre hacha” y atrajo la atención nacional por su vehemente defensa del presidente Richard Nixon durante el escándalo Watergate. Consideraba a Nixon un amigo y un mentor, y más tarde lo elogió en su funeral en 1994 como la “figura pública más duradera de nuestro tiempo”. En un notable alejamiento de su agria imagen pública, se estremeció al final de sus palabras.

Pero al asumir el manto de líder del Partido Republicano en el Senado, la reputación de Dole se convirtió en la de un legislador inteligente y un duro negociador dispuesto a trabajar a través del pasillo con los demócratas en temas como la reforma de la Seguridad Social, la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y la histórica legislación sobre nutrición.

“Con todo derecho, él y yo deberíamos haber tenido una pésima relación”, dijo en un discurso del 2000 el exsenador demócrata Tom Daschle, que fue el principal demócrata del Senado durante la segunda etapa de Dole como líder de la mayoría. “El hecho de que no lo hayamos hecho se debe a Bob Dole: a su civismo, a su pragmatismo, a su ingenio rápido y a su humor autocomplaciente, y a su amor por este país y por este Senado de Estados Unidos. Su sentido de la equidad y la decencia es un estándar al que todos en la vida pública deberían aspirar”.

En su libro “What It Takes” sobre las elecciones de 1988, el periodista Richard Ben Cramer describió a Dole como un líder del Senado que siempre estaba listo con una broma y un saludo, y que “nunca estaba más alegre, más tranquilo, que a altas horas de la madrugada, cuando se cerraba un acuerdo y esperaba que alguien se quebrara, mientras bebía un batido y contaba viejas historias en el comedor del Senado”.

Tres veces aspirante a la presidencia

En 1996, renunció al Senado como el líder republicano más antiguo de la cámara para centrarse en la candidatura a la Casa Blanca, afirmando que era “la Casa Blanca o irse a casa”. Entró en la carrera como favorito y superó un desafío temprano de su partido, Pat Buchanan, para asegurar la nominación, y luego seleccionó al excongresista y campeón de la economía de la oferta, Jack Kemp, como su compañero de fórmula.

Sin embargo, perdió las elecciones por goleada frente al presidente Bill Clinton, que en ese momento disfrutaba de una economía sólida y que contrastaba entre su imagen de baby boomer y la de Dole, de 73 años, a quien se le presentaba como viejo y fuera de onda.

FOTOS | Los famosos que han muerto en 2021

Fue la última candidatura de Dole a la Casa Blanca. La primera, en 1980, tuvo poca repercusión, pero la segunda, en 1988, supuso un fuerte desafío para el futuro candidato, George H.W. Bush, después de que Dole ganara los caucus de Iowa. La carrera entre los dos hombres acabó volviéndose desagradable, culminando con Dole diciéndole a Bush en un momento televisivo en vivo la noche en que perdió las primarias de New Hampshire: “Deja de mentir sobre mi historial”.

La rivalidad entre los dos hombres se desvanecería con el tiempo; en 2018, cuando Bush reposó en la Rotonda del Capitolio, Dole fue ayudado a ponerse en pie desde su silla de ruedas para saludar a su antiguo oponente.

Un líder con presencia y sentido del humor

A pesar de que nunca ganó la elección como presidente o vicepresidente, la larga carrera de Dole en el escenario nacional y como líder del sistema republicano es abundantemente clara en una pieza de la historia del partido: 14 candidaturas presidenciales del Partido Republicano entre 1952 y 2004 (todas ellas excepto la de 1964) incluían a Dole, Richard Nixon, George H.W. Bush o George W. Bush.

Dole también tuvo una relación personal notablemente cálida con Clinton, quien dijo a la audiencia en su primer debate presidencial: “Probablemente pueden decir que nos agradamos”.

Unos meses después de su derrota frente a Clinton, Dole recibiría la Medalla Presidencial de la Libertad por su servicio en la Segunda Guerra Mundial y el Congreso de manos de su antiguo rival, y mostró su sentido del humor.

“Yo, Robert J. Dole, juro solemnemente…”, bromeó durante la ceremonia, simulando el juramento del cargo. “Lo siento, me equivoqué de discurso. Pero soñé que estaría aquí esta semana, recibiendo algo del presidente, pero pensé que sería la llave de la puerta principal”.

Más tarde, Clinton y Dole copresidieron un fondo de becas que inicialmente recaudó más de US$ 100 millones para las familias de los fallecidos en los atentados terroristas del 11 de septiembre y, posteriormente, se asociaron para un segmento de debate semanal en el programa “60 Minutes” de CBS News.

El expiloto de Jeffrey Epstein testifica que Bill Clinton, Donald Trump y el príncipe Andrés volaron en el avión privado de Epstein

También demostró su capacidad para aceptar una broma cuando apareció en “Saturday Night Live” en 1996 tras su derrota junto a Norm MacDonald, que lo había ridiculizado sin piedad durante las elecciones.

Como dijo a la NBC en 2005, el humor es necesario en Washington “para romper la tensión a veces y puedes hacerlo simplemente… sin ofender a nadie”.

Aaron Pellish y Ashley Billings, de CNN, contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content