Skip to Content

Reporte Especial: El arsénico, el veneno invisible que atormenta a miles de familias en el este del valle de Coachella

El agua limpia es indispensable para toda vida, sin embargo miles de familias en el este del valle de Coachella carecen de este valioso recurso. 

Pero por décadas, la falta de agua potable ha caracterizado al este del valle de Coachella. 

Activistas locales dicen que el problema más grave son altos niveles de arsénico que afectan a estas comunidades mayormente hispanas.

En un reportaje especial, Marco Revuelta, conoce la lucha diaria de muchas familias para conseguir agua limpia y los esfuerzos que están en curso para poner fin a la problemática. 

El este del valle de coachella está lleno de hermosos campos agrícolas. Alrededor de estos cultivos, la falta de acceso a agua limpia atormenta a miles de familias. 

“Es muy frustrante porque es líquido que es vital para la vida cotidiana para la vida de nosotros”, dijo Roberto Mendez, un residente del parqueadero de Saint Anthony cerca de Mecca. 

Este es uno de los más de 100 lugares con grupos de casas móviles afectados por aguas contaminadas.  

Cada mañana, él tiene que salir a llenar su garrafón de agua de este pozo para que su familia tenga agua limpia para beber. 

“Para mi lo más importante es que no tenga arsénico o cualquier otra bacteria”, dijo Mendez. 

A una corta distancia de ese vecindario vive Carmen Vargas en Thermal. Cerca de Vargas Mobile Home Park, expertos que estudian el agua dicen que los niveles de arsénico son los más altos en el área. 

“Yo tengo aquí como 30 años y esta situación es como desde antes”, dijo Vargas. 

De acuerdo a los CDC, la exposición prolongada al arsénico a través del consumo del agua contaminada puede causar cáncer y enfermedades en la piel. 

Vargas depende de un filtro especial instalado debajo del lavadero para tomar agua. Agua contaminada aún sale de los otros grifos de su casa.   Ella nos cuenta que tiene que tener mucho cuidado cuando se baña. 

 “Cerrar la boca, que no entre agua para adentro”, dijo Vargas. 

Los filtros de agua son una solución temporal impulsada por la organización Pueblo Unido. 

Hasta la fecha se han instalado en casi 300 hogares. 

“Ahorita estamos estimando que la mala calidad le impacta a unas 5,000 a 7,000 personas”, dijo el director ejecutivo de Pueblo Unido, Sergio Carranza. 

En otras comunidades, galones de agua son proveídos diariamente por los dueños de los sitios afectados. Otras familias gastan su dinero en agua embotellada.

“Ellos han estado olvidados, no se les ha puesto atención”, dijo Carranza. 

El agua contaminada se debe a defectos o irregularidades en los sistemas privados de agua instalados en los parqueaderos.

“Es un problema muy grande aquí porque es una área donde se produce arsénico naturalmente en el agua subterránea”, dijo el vicepresidente de la mesa directiva del Distrito del Agua del Valle de Coachella, Castulo Estrada. 

En los últimos seis meses, más de 40 millones de dólares del gobierno se han asegurado para ayudar a aliviar esta situación. 

Uno de los grandes proyectos es unir a más de 35 sistemas de agua con los del Distrito del Agua del Valle de Coachella. 

“Nosotros sabemos que aquí hay gente que trabaja duro, gente que trabaja desde que sale el sol hasta que se mete el sol y yo pienso que por lo menos se merecen agua limpia para beber”, dijo Estrada. 

Otra obra que ayudará a remover arsénico del agua está a punto de ser construida. 

El vicepresidente de la mesa directiva  de la agencia del agua, Cástulo Estrada, dice que la nueva planta de tratamiento tiene dos metas: proveer agua limpia y ayudar con el desarrollo de vivienda de bajo costo en el área. 

“Que entre más viviendas se hagan, más oportunidad que viven en los parqueaderos en moverse”, dijo Estrada. 

El director ejecutivo de Pueblo Unido, Sergio Carranza, quien trabaja de cerca con el Distrito de Agua del Valle De Coachella,  señala que para el 2027, la infraestructura hídrica,  para unir a las comunidades afectadas quizás ya esté en su lugar. 

“Esa va a ser la victoria más grande”, dijo Carcanza. 

Pero hasta que se completen las mejoras, residentes como Vargas, Méndez y cientos de otros, no tendrán más que otra opción, que seguir viviendo con el veneno invisible: el arsénico.

“Es frustrante, pero si tengo la esperanza que un dia tengamos agua potable”, dijo Vargas.

Los esfuerzos del Distrito del Agua del Valle de Coachella están siendo aplaudidos por líderes estatales por sus esfuerzos de desarrollo. 

Estrada dice que conversiones para ayudar a los residentes de parqueaderos situados en tierras indígenas se están llevando a cabo para encontrar una solución.

Author Profile Photo

Marco Revuelta

Marco Revuelta es un reportero para Telemundo 15. Lo puedes mirar de Lunes a Viernes a las 6 y 11 de la noche. Conoce mas a Marco aquí.

Comments

Leave a Reply

Skip to content