Skip to Content

ANÁLISIS | Los políticos estadounidenses se pelean por el desastroso legado de la guerra de Afganistán mientras los afganos enfrentan hambre

Mariana Toro

(CNN) — El día en que Naciones Unidas advirtió que los afganos se enfrentaban a la hambruna en un país al borde del colapso total, los rivales políticos en Washington estaban obsesionados con sacar provecho político del caótico final de la guerra más larga de Estados Unidos.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, se convirtió en el primer alto funcionario de la administración de Biden en testificar ante el Congreso sobre la salida final apresurada, sangrienta y humillante de EE.UU. de Kabul el mes pasado después de dos décadas de conflicto.

Como un ejercicio para averiguar qué salió mal en la guerra y la retirada, la audiencia a menudo incoherente y políticamente cargada de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes proporcionó pocas respuestas. Pero sí ofreció indicaciones claras sobre cómo la administración de Biden y sus oponentes republicanos se enfrentarán sobre el desordenado final de la guerra en el próximo año de elecciones al Congreso.

Y demostró, como fue el caso durante la retirada de Estados Unidos y los años de batalla, que la percepción de los eventos en Afganistán como se ve desde Washington a menudo difiere de la lamentable realidad en un Estado fallido nuevamente controlado por gobernantes fundamentalistas.

La audiencia prosiguió después de que el grave estado de Afganistán tras la retirada de Estados Unidos y los esfuerzos fallidos de construcción de la nación se pusieran de relieve en una advertencia del secretario general de la ONU, António Guterres. El secretario general dijo que los afganos se enfrentan al “colapso de todo un país” y, mientras muerde una sequía severa, ya están experimentando “una de las peores crisis humanitarias del mundo”.

Blinken declara sobre Afganistán ante los congresistas de la Cámara de Representantes molestos por el caótico final de la guerra

“Hoy, uno de cada tres afganos no sabe de dónde vendrá su próxima comida. La tasa de pobreza está aumentando y los servicios públicos básicos están al borde del colapso”, advirtió Guterres en una conferencia de ayuda de la ONU en Ginebra, un triste recordatorio de que mientras los líderes estadounidenses revisan puntajes políticos sobre un conflicto estadounidense perdido, los afganos siguen estando maldecidos por las terribles consecuencias de la salida de Estados Unidos y décadas de guerra antes de eso.

La audiencia, que será seguida por la comparecencia de Blinken ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado el martes, representó una prueba para el secretario de Estado y su capacidad para frenar las críticas políticas al presidente Joe Biden por la retirada de Estados Unidos.

La muerte de 13 militares estadounidenses en un atentado suicida frente al aeropuerto de Kabul, junto con decenas de afganos, cristalizaron el espectáculo de una retirada del país. La retirada caótica vio confundidas repetidamente las garantías de Biden de una salida segura y estable, lo que contribuyó a dañar la posición política del presidente.

Los republicanos buscaron aprovechar esa percepción de una crisis de competencia en la audiencia con ataques abrasadores a la administración, mientras el Partido Republicano forja una narrativa de una Casa Blanca débil que se rinde a los terroristas, siguiendo el ejemplo del expresidente Donald Trump como trata de revivir su propia fortuna política.

Blinken critica el trato que hizo Trump con los talibanes

Si bien hubo algunas críticas demócratas tibias al historial de la administración, la audiencia fue principalmente un ejemplo de cómo el hiperpartidismo de la política actual, cualquiera que sea el partido que tenga el control, no es propicio para el papel del Congreso de pedir responsabilidad y supervisar a la Casa Blanca.

En muchos sentidos, la actuación de Blinken reflejó la del propio Biden después de que la caída de Kabul requiriera una evacuación de emergencia que rescató a más de 120.000 ciudadanos estadounidenses y afganos que ayudaron a las fuerzas estadounidenses durante la guerra de 20 años. Él repartió muchas culpas. Pero admitió pocas veces que la propia administración se equivocó.

De hecho, el secretario de Estado dejó la impresión de que la evacuación difícilmente podría haber ido mejor, calificándola de “extraordinaria”. Blinken también reprendió a la administración de Trump por su acuerdo con los talibanes el año pasado, que dijo que puso a Estados Unidos en un camino inexorable hacia una retirada.

“Heredamos una fecha límite. No heredamos un plan”, dijo Blinken, en referencia al acuerdo de Trump el año pasado de sacar todas las fuerzas antes del 1 de mayo, una línea de tiempo que Biden extendió por cuatro meses.

Las declaraciones de Blinken estaban ancladas de hecho. Pero también ignoraron el hecho de que Biden ha revertido muchas otras políticas exteriores de Trump y había estado en el cargo durante siete meses cuando tuvo lugar la evacuación afgana.

ANÁLISIS | Trump está mostrando cuán divisiva sería una nueva carrera por la Casa Blanca

El secretario de Estado argumentó que no había indicios de que el Ejército afgano, bajo el asalto de los talibanes, colapsara en tan solo 11 días. Y dijo que no había evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas “fueran más resistentes o autosuficientes”. Con respecto a la lentitud de la operación para procesar las visas especiales de inmigrantes afganos, culpó a la administración de Trump y su política de inmigración de línea dura.

Después de ingresar a la audiencia bajo una fuerte presión política, pareció que Blinken resistió principalmente la tormenta. Su experiencia en una vida pasada como miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado lo preparó bien ya que halagó a sus interrogadores, incluso a los republicanos que denunciaron la conducta de la administración.

Blinken también argumentó en contra de la idea propuesta por algunos estrategas militares de que Estados Unidos podría haberse quedado en Afganistán por más tiempo con una pequeña guarnición, diciendo que tal medida habría llevado a enfrentamientos con los talibanes y la muerte de soldados estadounidenses. Lo más controvertido es que Blinken afirmó que si Biden hubiera extendido la misión, habría “reanudado la guerra en Afganistán durante otros 5, 10 o 20 años”.

El comentario fue la última señal de una suposición táctica por parte de la administración de Biden de que si bien el pueblo estadounidense puede no haber quedado impresionado por el caótico final de 20 años de guerra, hubo un gran apoyo público para llevar a casa a todas las fuerzas fuera de peligro dos décadas después de los ataques del 11 de septiembre.

Los detalles del documento desclasificado del 11S 2:15

ANÁLISIS │ La respuesta de Estados Unidos al 11 de septiembre fue tan dañina como el ataque. No es demasiado tarde para cambiar de rumbo

‘Un desastre absoluto’

Los republicanos trataron en gran medida de crear la impresión de que todo lo que salió mal en la evacuación se debió a la administración de Biden, en lugar del impacto corrosivo de una guerra de 20 años que había ido mal durante años.

También ignoraron el hecho de que Trump y el exsecretario de Estado Mike Pompeo habían preparado el escenario para la salida de EE.UU. con un acuerdo con los talibanes que liberó a 5.000 prisioneros talibanes y, en muchos sentidos, acorraló a Biden, un hecho por el que el expresidente se ha jactado públicamente.

El principal republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante Michael McCaul de Texas, acusó al equipo de Biden de presidir “un desastre absoluto de proporciones épicas”. Dijo más tarde en “Situation Room” con Wolf Blitzer que algunos de los aliados afganos de Estados Unidos que quedaron atrás por la evacuación ya habían sido ejecutados por los talibanes.

“Al pueblo estadounidense no le gusta perder, especialmente no con los terroristas. Pero esto es exactamente lo que ha sucedido”, dijo McCaul, acuñando una línea que probablemente se escuchará a menudo durante la campaña electoral de mitad de período el próximo año.

El presidente demócrata de la comisión, el representante Gregory Meeks de Nueva York, trató de detener muchos de los ataques republicanos en su declaración de apertura, incluso mientras expresaba preocupación por aquellos estadounidenses y aliados afganos de las fuerzas armadas estadounidenses que querían irse.

“¿Hay cosas que la administración podría haber hecho de otra manera?”, preguntó Meeks. “Absolutamente, sí, como siempre”, dijo, pero agregó que no había escuchado ninguna “opción de retirada limpia” que hubiera funcionado en Afganistán.

A veces, la audiencia degeneró en el tipo de espectáculo político secundario que a menudo supera el testimonio de altos funcionarios, cuando los miembros del Congreso actuaban ante la cámara.

Secretario general de la ONU: Afganistán se enfrenta al “colapso de todo el país”

El representante republicano de Pensilvania Scott Perry criticó a Blinken por no comparecer en persona en la sala de audiencias. “Oh, no podría molestarse en venir aquí y ver el Congreso, está bien, eso es genial”, dijo Perry.

Meeks dijo que Blinken, quien testificó a través de un enlace de video del Departamento de Estado, no estaba obligado a comparecer en persona ya que la audiencia fue un evento híbrido.

Mientras tanto, el representante demócrata Gerry Connolly de Virginia criticó los ataques republicanos contra Blinken como una “ensalada de hechos selectivos”.

Blinken puede esperar otro viaje difícil cuando comparezca ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado el martes. El presidente demócrata del panel, el senador Robert Menendez de Nueva Jersey, le dijo a Jake Tapper de CNN el lunes que su audiencia sería una de las muchas que llegarían a la “verdad”.

“Creo que la salida se ejecutó mal”, dijo Menéndez, aunque matizó su comentario diciendo que Trump le dio una “mala situación” al equipo de Biden.

Biden también enfrentará una investigación dentro de su propio partido sobre un aspecto trágico de la retirada de Estados Unidos, un ataque aéreo en Kabul el mes pasado, del representante Adam Schiff, un demócrata de California que preside la Comisión de Inteligencia de la Cámara.

“Jill, ¿qué sucede”: Así reaccionó el entonces senador Joe Biden a los ataques del 11S

El ataque mató a 10 civiles de la misma familia, incluidos siete niños, dijo a CNN un familiar de los muertos. En ese momento, el Comando Central de Estados Unidos dijo que llevó a cabo lo que llamó un ataque aéreo defensivo contra un automóvil, dirigido a un presunto atacante suicida de ISIS-K que representaba una amenaza “inminente” para el aeropuerto.

Un funcionario de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes le dijo a Jeremy Herb de CNN el lunes que Schiff planea examinar el ataque aéreo luego de las investigaciones de The Washington Post y The New York Times que plantearon dudas sobre las afirmaciones de que el vehículo contenía explosivos.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content