Skip to Content

La crisis de los inmigrantes haitianos deja al descubierto las desavenencias de Biden en materia de inmigración

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — Cuando los miembros del Grupo de Legisladores Negros del Congreso (CBC, por su siglas en inglés) llegaron a la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris esta semana para un evento que marca el 50 aniversario del grupo, la conversación se centró rápidamente en la crisis humanitaria en la frontera entre Estados Unidos y México.

Reunidos en una tarde templada en el césped fuera del Observatorio Naval, personas familiarizadas con el evento dijeron que Harris se comprometió con los miembros uno a uno en sus preocupaciones urgentes sobre la situación en Texas, donde miles de migrantes haitianos se han estado agrupando debajo de un puente en condiciones miserables.

Harris, durante las sesiones improvisadas, animó al grupo a seguir hablando sobre el asunto aunque, en muchos casos, los demócratas están hablando en contra de cómo el presidente Joe Biden está manejando la situación.

“Le doy mucho crédito”, dijo en CNN la diputada Joyce Beatty, presidenta del CBC.

“Abriendo sus puertas a nosotros, pidiéndonos que nos comprometamos y que seamos muy claros en nuestro mensaje”.

La situación de los inmigrantes en Texas ha puesto de manifiesto las profundas divisiones tanto dentro de la administración de Biden como entre algunos de los aliados más acérrimos del presidente sobre cómo abordar el espinoso tema de la inmigración.

Escucha la advertencia de agentes mexicanos a migrantes 3:20

Los debates sobre cómo manejar la crisis migratoria que se está agravando han salido a la luz pública, dejando al descubierto los retos a los que se enfrenta el presidente en un asunto que no tiene una solución fácil.

El silencio de Biden

El propio Biden ha permanecido en silencio públicamente, incluso mientras el debate se arremolina a su alrededor sobre las acciones de su administración, lo que ha llevado a algunos miembros del Congreso a decir que quieren saber más.

“Creo que hay muchas preocupaciones de que al pueblo estadounidense le encantaría escuchar el discurso del presidente Biden con respecto a toda la situación”, dijo la representante Yvette Clarke, demócrata de Nueva York y copresidenta del Grupo de Legisladores de Haití de la Cámara de Representantes.

Las disputas sobre la agresividad con la que deben aplicarse las normas que impiden a los migrantes permanecer en Estados Unidos han estado presentes durante meses entre los funcionarios de la Casa Blanca, que han escuchado a activistas preocupados por las acciones destinadas a disuadir a las personas de intentar entrar en el país.

Esos activistas han argumentado que Biden no está cumpliendo su promesa de campaña de restablecer las obligaciones de Estados Unidos de prestar asistencia a los migrantes que huyen de la inestabilidad o la violencia.

Los padres de 303 niños migrantes separados en la frontera durante el gobierno de Trump aún no han sido encontrados, dice un expediente judicial

Biden, aunque está comprometido con la creación de un sistema más humano, ha expresado su preocupación por ser visto como excesivamente indulgente, según los funcionarios, que dijeron que el presidente teme que pueda abrirse a un ataque político al tiempo que podría agravar la situación enviando una señal para que los migrantes vengan a Estados Unidos.

Críticas puertas adentro de la Casa Blanca

Los instintos contrapuestos han obligado a la administración a caminar por una cuerda floja que no parece haber satisfecho a nadie.

“No se puede enviar un comunicado de prensa -y deportar- para salir de un problema global”, dijo una persona familiarizada con las discusiones internas de la Casa Blanca.

Después de entrar en el cargo prometiendo instalar un sistema de inmigración más humano, Biden está siendo objeto de duras críticas por parte de miembros de su propio partido por supervisar políticas que, según ellos, se asemejan más a las vigentes durante el mandato del entonces presidente Donald Trump.

“Estoy cabreada. Estoy descontenta”, dijo la representante Maxine Waters, demócrata de California, durante una conferencia de prensa el miércoles. “Y no estoy infeliz solo con los vaqueros que atropellaban a los haitianos y usaban sus riendas para azotarlos. Estoy descontento con la administración. Estamos siguiendo la política de Trump”.

La Casa Blanca ha rechazado las comparaciones con la administración Trump, y ha señalado las medidas que Biden tomó en las horas posteriores a su juramento para revertir algunas de las duras tácticas empleadas por su predecesor.

Violencia y economía, principales causas de la migración 3:48

“No podríamos verlo más diferente de la política de la administración anterior, que el presidente siente, todos sentimos, que era inhumana, inmoral, ineficaz, no estaba funcionando operativamente”, dijo el jueves la secretaria de prensa Jen Psaki. “Debido a la disfunción de la misma, hemos llevado a un sistema muy roto con el que estamos tratando hoy”.

Dentro de la Casa Blanca, los asesores de Biden han debatido durante meses las ventajas de aplicar medidas más estrictas en materia de migración. Algunos han argumentado que imponer un orden más estricto en el proceso creará, en última instancia, mejores condiciones políticas para aprobar una reforma migratoria sustantiva en el Congreso, dijeron personas familiarizadas con las discusiones.

Pero otros han descartado en gran medida la posibilidad de una acción legislativa, y dicen que Biden debe mantener sus promesas de inculcar una mayor humanidad en el sistema, que dicen fue despojado durante el mandato de Trump.

Las perspectivas actuales de acción legislativa en materia de inmigración parecen escasas, y las esperanzas de conceder una vía a la ciudadanía para ciertos inmigrantes indocumentados en un proyecto de ley de presupuesto masivo sufrieron un gran revés el pasado fin de semana.

La llegada de los haitianos fue una sorpresa

Tras ocho meses de mandato de Biden, los desacuerdos sobre la mejor manera de enfocar la inmigración parecen haber llegado a un punto de inflexión después de que más de 14.000 inmigrantes, muchos de ellos de origen haitiano, cruzaran a Del Rio (Texas) y formaran un campamento improvisado debajo de un puente.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dijo a los periodistas el jueves que la llegada de los migrantes fue una sorpresa, diciendo que no tenían información que sugiriera que habría una oleada del tamaño de la experimentada en la última semana.

EE.UU. está “trabajando estrechamente con el gobierno de México y nuestros socios en el gobierno de EE.UU. para tratar de tirar de ese hilo y ver cómo podemos mejorar la visibilidad de esos movimientos organizados”, dijo el funcionario.

Según el funcionario, el DHS ha estado siguiendo de cerca el movimiento de los migrantes a través del hemisferio y trabajando con los socios de las fuerzas del orden en los países de tránsito. Pero un funcionario de Aduanas y Protección de Fronteras dijo a CNN que la administración no anticipó el ritmo al que llegarían las personas, algunas de las cuales se habían desplazado en autobús en lugar de a pie.

La administración ha trabajado para desalojar rápidamente el campamento, enviando un flujo de agentes para acelerar la expulsión de algunos de los migrantes. Después de que salieran a la luz las imágenes de agentes a caballo acorralando a las familias, el DHS dijo que estaba investigando una posible mala conducta y anunció el jueves que se suspenderían temporalmente las patrullas a caballo en Del Rio. Un funcionario dijo que la agencia tiene como objetivo concluir la investigación para el final de la semana.

Las medidas adoptadas hasta ahora no han servido para calmar las preocupaciones de los grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes. “Están suspendiendo el uso de caballos como si los caballos fueran el problema y no la política fronteriza”, dijo un defensor.

Caos en Haití tras deportación de migrantes desde EE.UU. 0:42

El gobierno de Biden sigue basándose en una norma de salud pública, conocida como Título 42, que se puso en marcha al inicio de la pandemia de coronavirus y que permite a las autoridades fronterizas rechazar a los inmigrantes que se encuentren en la frontera sur de EE.UU. Altos funcionarios de la administración han citado esa norma para argumentar que la frontera está efectivamente cerrada.

Dimite el enviado especial para Haití

En los últimos días, la administración ha intensificado las expulsiones y ha aumentado el ritmo de los vuelos de repatriación a Haití, lo que ha creado un punto de fricción con aquellos que han argumentado en contra de enviar a los migrantes de vuelta a una situación inestable.

Los vuelos de migrantes desde Texas también han puesto de manifiesto las desavenencias entre los asesores de Biden y han provocado una airada dimisión el jueves del enviado especial de la administración a Haití.

“No se me asociará con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos”, escribió Daniel Foote, el enviado especial, en su carta de dimisión el jueves.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado cuestionaron la descripción de Foote de los acontecimientos que llevaron a su renuncia, incluyendo su afirmación de que sus recomendaciones habían sido “ignoradas y desestimadas”.

“Ha habido múltiples conversaciones políticas de alto nivel sobre Haití, en las que todas las propuestas, incluidas las dirigidas por el enviado especial Foote, fueron consideradas plenamente en un riguroso proceso político”, dijo Psaki. “Hay desacuerdos en estos procesos políticos. El presidente lo agradece, la Secretaria de Estado lo agradece. Eso es ciertamente una parte de tener discusiones y tener discusiones robustas sobre el mejor camino a seguir para las circunstancias difíciles”, añadió.

Otros funcionarios dijeron que Foote se sintió marginado porque sus propuestas sobre la estabilización de Haití tras el asesinato del presidente del país a principios de este año fueron rechazadas. Un funcionario dijo que eso incluía la sugerencia de enviar tropas estadounidenses a Haití.

“Algunas de esas propuestas fueron perjudiciales para nuestro compromiso con la promoción de la democracia en Haití”, dijo Psaki. “No voy a detallar más eso”.

Sin embargo, Foote no ha sido el único aliado de Biden que ha hablado en contra de las políticas de inmigración de la administración. Los demócratas de todo el espectro ideológico también han presionado a la Casa Blanca para que ponga fin a lo que consideran una continuación de las duras prácticas de Trump.

En una señal de que la Casa Blanca reconoció la precaria situación política que acompaña al desarrollo de la crisis, los funcionarios de la Casa Blanca atendieron el jueves la demanda del presidente de la NAACP, Derrick Johnson, de dos días antes para una reunión en la Casa Blanca.

Johnson se sentó el jueves por la tarde con la asesora de política interior Susan Rice, el director de participación pública y ex diputado Cedric Richmond y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y expuso una serie de recomendaciones que incluyen la suspensión inmediata de los vuelos de deportación a Haití. Pero los funcionarios de la Casa Blanca ofrecieron pocas señales de su voluntad de hacer cambios importantes en la política.

“Reconocieron que lo que está ocurriendo es horrible y escucharon esas recomendaciones”, dijo una fuente familiarizada con la reunión. “No hubo tanto ida y vuelta… pero escucharon esas recomendaciones”.

En muchos sentidos, las imágenes de los agentes de la Patrulla Fronteriza enfrentándose a los migrantes a caballo, blandiendo sus riendas contra los migrantes haitianos, sirvieron para intensificar la atención pública de la situación de esos migrantes y la presión sobre la administración Biden para que modifique su uso del Título 42 para expulsar a los migrantes.

Los progresistas llevan mucho tiempo pidiendo al gobierno de Biden que suspenda el uso de esa ley para expulsar inmediatamente a muchos migrantes que piden asilo en la frontera sur de Estados Unidos. Pero esos llamamientos parecen estar alcanzando un punto álgido tras el trato dado a los migrantes haitianos en Texas.

“Las horribles imágenes que se muestran en la frontera -y nunca he visto en 27 años de servicio, en 27 años de estar en el comité de inmigración- nunca he visto eso”, dijo la representante demócrata de Texas Sheila Jackson Lee a CNN.

No hay indicios de que la Casa Blanca esté dispuesta a dar marcha atrás en el uso del Título 42, pero está claro que la administración se siente más presionada ahora para hacer cambios rápidos en sus políticas relacionadas con los migrantes haitianos.

Harris critica a Policía Fronteriza por trato a haitianos 0:44

“Creo que lo que discutimos está siendo discutido y considerado (por la Casa Blanca)”, dijo Jackson Lee.

Harris, a quien se le encargó a principios de este año que abordara las causas de la migración, ha adoptado un enfoque semipúblico en medio de la crisis actual. Después de que salieran a la luz las imágenes de los agentes a caballo el martes, dijo a los periodistas que “los seres humanos nunca deberían ser tratados de esa manera y estoy profundamente preocupada por ello”.

Su oficina publicó una declaración poco habitual sobre una llamada telefónica que mantuvo esta semana con Mayorkas, en la que utilizó un lenguaje duro para describir su “grave preocupación por el maltrato a los migrantes haitianos”, incluso por parte de los agentes de la patrulla fronteriza a caballo.

Durante una aparición en CNN este jueves, Beatty describió la reunión entre el CBC y Harris sobre la cuestión de los haitianos en la frontera entre Estados Unidos y México.

“Ella se reunió con nosotros, con todos nosotros. Nos invitó -a todos nosotros, no a un grupo especial- a salir y se reunió con nosotros. Y no huyó de la cuestión de hablar, fue muy clara en su posición, y nos animó a reunirnos también con la administración”, dijo Beatty.

Una de las voces más ausentes en el actual debate sobre la inmigración es la de Biden. No se ha pronunciado públicamente sobre las escenas de desesperación en Del Rio, y cuando intentó referirse a las imágenes de los agentes a caballo durante una reunión en el despacho oval el martes, sus palabras fueron ahogadas por los gritos de los miembros de su equipo de prensa.

“Sus acciones dejan claro lo horribles y horrorosas que le parecen estas imágenes”, dijo Psaki este jueves.

Sus compañeros demócratas dijeron que seguían manteniendo la esperanza de que Biden se pronunciara públicamente sobre el asunto en breve.

“Espero que lo haga”, dijo Clarke. “Está muy claro que realmente ha sacudido a muchos en nuestra nación que, solo desde un punto de vista humanitario, están preocupados … que los que todavía están por tratar en la frontera están en una situación escuálida”.

Arlette Saenz y Natasha Bertrand de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content