Skip to Content

OPINIÓN | El incremento de precios de los alimentos afecta a los que menos pueden costearlos. Esto es lo que debe suceder

Alexandra Ferguson

Nota del editor: Dana Peterson es vicepresidenta ejecutiva y economista jefe de The Conference Board. Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen únicamente a su autora.

(CNN) — Los precios están subiendo en casi todo, afectando los bolsillos de todos. Pero el aumento del costo de los alimentos, en concreto, golpea con especial dureza, exacerbando las disparidades de riqueza e ingresos entre los estadounidenses más ricos y los más pobres.

La Reserva Federal ha sido paciente a lo largo de la pandemia de covid-19 sobre alcanzar un nivel de empleo pleno y ayudar al conjunto más amplio de estadounidenses. Ahora, está girando hacia la lucha contra la inflación. Este cambio es fundamental para ayudar a controlar el aumento de los precios en prácticamente todas las categorías y requerirá de un plan medido y bien comunicado para aumentar las tasas de interés.

La incómoda verdad sobre los precios de los alimentos en 2022

Una de las categorías más vigiladas es la de los alimentos, ya que la subida de los precios afectó al bolsillo de los consumidores, especialmente de los que menos pueden permitírselo. Los precios de los alimentos en diciembre de 2021 aumentaron un 6,3% respecto al año anterior, según el índice de precios al consumo de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés). Este es el ritmo más rápido de la inflación de los precios de los alimentos desde octubre de 2008, cuando el aumento de los precios de la energía elevó el costo de otros productos básicos.

Ahora, la dinámica pandémica está impulsando la inflación: los trabajadores enfermos, las interrupciones de la cadena de suministro, los atascos en el transporte y la escasez de mano de obra, por no hablar de los fenómenos meteorológicos adversos, han forzado el aumento del precio de los alimentos. Los alimentos consumidos en el hogar han subido un 6,5% interanual, y los precios de productos básicos como la carne, las aves, el pescado y los huevos han aumentado un 12,5% interanual.

Los precios de las frutas y verduras subieron en diciembre a su nivel más alto en 10 años (5%). La comida en los restaurantes también ha subido un 6% interanual. Y los precios de las comidas y bocadillos de servicio completo y limitado (es decir, restaurantes de comida a domicilio y comida para llevar) han subido al ritmo más rápido registrado, según los datos del BLS.

Estos precios en aumento agravan la inseguridad alimentaria. Según la encuesta Household Pulse Survey de la Oficina del Censo, 42 millones de estadounidenses declararon a principios de enero que carecían de alimentos suficientes porque no podían adquirirlos. Esa cifra es casi el doble de la que había en abril, ya que los precios subieron y los pagos de estímulo (por ejemplo, cheques, seguro de desempleo federal mejorado) disminuyeron o terminaron.

La pandemia llevó a casi 100 millones de personas a la pobreza extrema. Ahora están luchando por salir

Las familias con inseguridad alimentaria suelen tener ingresos inferiores al umbral de la pobreza, que es de US$ 26.500 para una familia de cuatro miembros, pero también sienten la presión alimentaria quienes tienen ingresos ligeramente superiores a ese umbral o pertenecen a la clase media baja. Además, los grupos étnicos minoritarios (negros 17%, hispanos 15%) son más propensos que sus pares blancos (6%) a citar la inseguridad alimentaria, según los cálculos de The Conference Board respecto a la encuesta Household Pulse Survey.

En una economía moderna, nadie debería tener dificultades para comer debido al aumento de los precios de los alimentos.

Sin embargo, los precios podrían aumentar aún más. Según la encuesta The Conference Board C-Suite Outlook 2022, los CEO de Estados Unidos consideran que el aumento de la inflación es su segunda mayor preocupación de cara al exterior para el próximo año, después de la escasez de mano de obra. El 74% de los encuestados afirma que se enfrenta a presiones al alza de los precios de los insumos (por ejemplo, materias primas, otros suministros, salarios), el 66% culpa a las interrupciones en la cadena de suministro del aumento de los costos y el 50% cita la escasez de mano de obra como causa.

La mayoría de los CEO creen que la inflación alta se mantendrá hasta al menos la mitad de 2023

Cuando se les preguntó cómo gestionarían estos costos crecientes, el 56% de los CEO dijeron que su primera opción sería trasladar los aumentos de precios a los clientes. Solo un tercio declaró que podría absorber los precios en los márgenes de beneficio (36%) o recortar los costos (32%) como primera opción. Aunque estos sentimientos se refieren a todos los bienes y servicios, es probable que esto sea especialmente grave para los productores y proveedores de alimentos. Mientras la persistente pandemia continúe interrumpiendo las cadenas de suministro y constriña la oferta de mano de obra, las empresas pueden sentirse obligadas a subir los precios, especialmente los de los alimentos.

Las medidas de la Reserva Federal son la clave para un rápido alivio. Las subidas de las tasas de interés desacelerarán ciertos aspectos de la economía, como la actividad inmobiliaria, más intensamente que otros. Pero los aumentos en las tasas también deberían ayudar a calmar las presiones inflacionistas, especialmente cuando persisten los factores temporales que impulsan la subida de los precios de los alimentos, como las interrupciones en la cadena de suministro.

La Reserva Federal se prepara para subir las tasas de interés

El aumento de las tasas de interés desde el cero por ciento, y la reducción gradual del tamaño del balance, también podría garantizar que el incremento desbocado de los precios o incluso una espiral de precios-salario, no perjudiquen a los consumidores y obstaculicen a las empresas. Desde la Gran Recesión, los mercados financieros han desconfiado de los intentos de la Fed de endurecer su política.

Recordemos, por ejemplo, el “berrinche” de 2013 y las ventas de liquidación en 2018 cuando la Fed intentó “normalizar” las tasas de interés.

Sin embargo, en estos momentos los mercados financieros deberían reconocer que los esfuerzos de la Fed para luchar contra la inflación son de su interés, ya que estabilizarán la economía. Los legisladores de la Reserva Federal están señalando varios incrementos de las tasas de interés este año, y los mercados pueden ponerse nerviosos después de los primeros. Sin embargo, utilizando una comunicación eficaz ahora, la Fed debería tratar de convencer a los inversores de que sus acciones no son de temer, sino que son bienvenidas para mantener andando a la economía de Estados Unidos y ayudar a muchos estadounidenses cuyo gasto es vital para el crecimiento continuo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content