Skip to Content

ANÁLISIS | Lo último que necesita Estados Unidos es otra tensa batalla en la Corte Suprema, pero probablemente sea lo que le espera.

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — Lo último que necesita un Estados Unidos internamente distanciado es una batalla de confirmación de la Corte Suprema alienante. Pero eso es lo que se avecina tras la decisión del juez Stephen Breyer de retirarse.

La primera elección del presidente Joe Biden para la Corte supondrá un momento prometedor para una administración en dificultades, ofrece a los demócratas del Senado una muy necesaria oportunidad de unidad y podría romper otro techo de cristal, ya que Biden planea nominar a una mujer negra.

Y a pesar de la estrechez de su mayoría en el Senado, debería ser razonablemente sencillo para los demócratas confirmar un nuevo juez rápidamente, sin ningún voto republicano, antes de que se arriesguen a perder la cámara en las elecciones de mitad de período.

El juez de la Corte Suprema Stephen Breyer planea retirarse, lo que da a Biden la oportunidad de nombrar un reemplazo

Un proceso de la Corte Suprema sin dramas podría mejorar la deteriorada imagen del Congreso, ayudar a un presidente cuyos índices de aprobación están cayendo y hacer algo bueno para la empañada reputación de una corte cada vez más enredada en la política. Y dado que la sustitución de Breyer, un liberal, no cambiará el equilibrio conservador del tribunal (6-3), podría parecer que lo que está en juego es menor esta vez.

Pero esas esperanzas ignoran el impacto corrosivo de las recientes luchas por los nombramientos, que terminaron con los demócratas acusando al Partido Republicano de robar escaños y los conservadores afirmando que los nominados sufrieron asesinatos de carácter. Además, están las cicatrices del legado de las batallas del Tribunal Supremo más profundas en el pasado, algunas de las cuales implican al propio presidente, que pueden tener a algunos conservadores tramando una venganza.

Trump no coopera con comisión del 6 de enero y apela a la Corte Suprema 1:32

La furia política que se ha desatado a lo largo de la lucha contra el covid-19 generó un ambiente político fétido que difícilmente conduce a audiencias magnánimas. Y las elecciones de mitad de período de noviembre significan que los senadores tienen todos los incentivos para jugar con los votantes activistas más fervientes de cada partido ante las cámaras de televisión.

Una agenda ideológica genera discordia política

Otra razón por la que es improbable un proceso de confirmación sin problemas es la creciente prominencia del propio tribunal en la vida política estadounidense. La idea de que la Corte Suprema está por encima de la política siempre ha sido una especie de mito. Pero dominar el alto tribunal ha sido un objetivo fundamental del movimiento conservador durante varias décadas.

Así que no es de extrañar que la exitosa campaña haya dañado la reputación de imparcialidad de los jueces. Y la nueva mayoría está siendo utilizada de forma claramente partidista, con fiscales generales republicanos que buscan llevar por la vía rápida casos a su marmórea sala sobre los temas más polarizantes, incluyendo sobre el aborto, los poderes del gobierno para luchar contra la pandemia y el control de armas. El expresidente Donald Trump trató de arrastrar al tribunal a sus delirantes reclamaciones de fraude electoral y a la investigación sobre la insurrección del 6 de enero, dos temas que lo han dejado expuesto a los amargos vientos del partidismo.

Todo esto inyectará un tono aún más politizado en las audiencias de confirmación del próximo juez. Podría llevar a los senadores de ambos bandos a buscar garantías con motivaciones políticas que podrían aumentar la impresión de que el tribunal está ahora poblado por partidistas.

Hoy en día, los candidatos a la Corte Suprema están muy preparados y, por su propia naturaleza, son expertos en esquivar las preguntas capciosas. Pero aún así, es probable que los republicanos busquen respuestas sobre cuestiones como las leyes sobre armas de fuego que el candidato hará bien en evitar. Y los senadores progresistas podrían preguntar al candidato en una audiencia por su posición sobre el aborto, ya que Roe contra Wade, el caso histórico que afirma el derecho de la mujer a interrumpir un embarazo, está siendo asediado por la Corte. Si bien es poco probable que estos intercambios frustren una nominación, inevitablemente arrastrarán a la elección de Biden a un terreno traicionero.

Los demócratas tienen una segunda oportunidad

Las próximas semanas pondrán a prueba la competencia de los demócratas para hacer las cosas mientras tengan el control en Washington.

A pesar de algunas victorias tempranas, una Casa Blanca que se postuló para solucionar problemas y los demócratas del Congreso han desarrollado una propensión a dispararse en el pie. Cada vez hay más críticas a las tácticas políticas del líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, tras el estancamiento del plan de gasto social y climático Build Back Better de Biden y de los proyectos de ley demócratas sobre el derecho al voto.

El senador de Virginia Occidental Joe Manchin y la senadora de Arizona Kyrsten Sinema, que fueron obstáculos para esos proyectos de ley, nunca han votado en contra de un candidato judicial de Biden, por lo que sería una sorpresa que la coalición demócrata se dividiera. Pero los líderes del partido han aprendido la peligrosa naturaleza de una mayoría de 50-50 en el Senado. Y un fallecimiento inoportuno o una enfermedad grave entre el envejecido grupo de demócratas del Senado podría retrasar seriamente o incluso poner en peligro el proceso de confirmación.

Biden cuenta con un arma muy eficaz en su arsenal al comenzar su proceso de selección: su jefe de gabinete Ron Klain, que fue el artífice de las nominaciones a la Corte Suprema en las administraciones de Clinton y Obama. Klain se ha enfrentado a las críticas durante la administración de Biden, ya que la Casa Blanca tropezó, incluso en la pandemia y durante la caótica retirada de Afganistán. Por ello, el nombramiento es una oportunidad para que recupere su prestigio en Washington y para que ofrezca al presidente una victoria muy necesaria que podría revitalizar a los demócratas ante las difíciles elecciones de mitad de mandato que se avecinan en noviembre.

Los republicanos aún pueden causar dolores de cabeza

Ninguna lucha por la nominación a la Corte Suprema estaría completa sin la sombra del líder republicano Mitch McConnell. Como está en minoría, McConnell parece carecer de poder para descarrilar la primera elección de Biden. Pero su vocación es la de desbaratar las esperanzas de los demócratas en la Corte, y ha utilizado todo tipo de argucias procesales para sentar a una mayoría conservadora generacional en el máximo tribunal, sin duda el mayor logro de la presidencia de Trump.

El astuto kentuckiano y el establishment legal conservador que construyó el actual tribunal tienen el poder de hacer que la designación de un nuevo juez sea un doloroso calvario. En la primera muestra del combate partidista que se avecina, Carrie Severino, presidenta de la Red de Crisis Judicial, tuvo esta primera reacción al bombazo de este miércoles en Washington: “La izquierda intimidó al juez Breyer para que se jubilara y ahora exigirá un juez que selle su agenda política liberal”.

La administración de Biden retirará la regulación de vacunación y pruebas de covid-19 dirigida a grandes empresas

“Y eso es lo que los demócratas les darán, porque están en deuda con los partidarios del dinero oscuro que ayudaron a elegirlos”, añadió Severino.

El pasado de Biden podría volver a perseguirle

El actual proceso de nominación a la Corte Suprema es inusual, ya que el candidato será elegido por un presidente que se ha visto envuelto en polémicas batallas de nominación al Tribunal Supremo.

Biden, como presidente de la Comisión Judicial del Senado, fue decisivo en el bloqueo del candidato del presidente Ronald Reagan, el juez Robert Bork, para el tribunal en 1987. Los demócratas criticaron al ultraconservador por lo que consideraban opiniones prejuiciosas hacia los derechos de los negros y las mujeres. Pero los conservadores han vilipendiado durante mucho tiempo a Biden por su derrota de la nominación y muchos de ellos datan la tendencia hiperpolitizada de las batallas de nominación a ese momento.

Los conservadores de larga memoria, por tanto, tienen todos los motivos para hacer pasar un mal rato al primer nominado de Biden en enfrentamientos que atraerán la atención de los medios de comunicación de la derecha y las reclamaciones de doble rasero si los liberales se quejan.

Ese es el caso incluso si Biden fue fuertemente criticado desde la izquierda unos años después del enfrentamiento con Bork por su tratamiento de Anita Hill, una profesora de derecho que alegó acoso sexual por parte de Clarence Thomas, que desde entonces pasó a ser un héroe conservador en el tribunal.

Es posible que algunos republicanos también busquen retribuir a un candidato demócrata a la Corte Suprema por el trato recibido por el juez Brett Kavanaugh, que soportó la lucha de confirmación más dura en décadas. Kavanaugh se enfrentó a acusaciones de conducta sexual inapropiada que se remontan a la década de 1980, que negó a la fuerza en audiencias emotivas y furiosas antes de que el gobierno de Trump y McConnell aseguraran su confirmación.

La negativa de Trump a salir de la escena política también es probable que eleve la temperatura política en torno a las audiencias, ya que el expresidente es un maestro en aprovechar los eventos que alimentan sus narrativas de guerra cultural.

Es un triste comentario sobre la amargura de la época actual que la nominación de una mujer negra, en lo que promete ser un momento histórico conmovedor, pueda también desatar un debate racista y sexista. No sería sorprendente escuchar acusaciones de simbolismo contra Biden por parte de los sectores más radicales del ecosistema mediático conservador, mientras intenta hacer historia con su nombramiento para el alto tribunal. La primera elección del expresidente Barack Obama, Sonia Sotomayor, la primera mujer hispana en llegar al máximo tribunal, atrajo tales prejuicios a pesar de su distinguida carrera pública y jurídica.

Cualquier candidato al Tribunal Supremo en la era moderna debe esperar un escrutinio extraordinario de su vida personal, financiera y profesional. Pero es probable que los interrogatorios de la primera mujer negra nominada a la Corte Suprema pongan de manifiesto algunos de los prejuicios más duraderos de Estados Unidos.

El juez al que sustituirá la nueva candidata, sea quien sea, es conocido por su templanza, moderación, cortesía y voluntad de buscar un terreno común con sus contrarios ideológicos.

Breyer es un anacronismo en el Washington moderno, donde esas cualidades están casi extinguidas. Por eso es cuestionable que Biden, el Congreso, el tribunal y los propios Estados Unidos salgan con una reputación mejorada de un proceso que, al final, solo puede empeorar el malestar nacional.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content